Inversiones, Mercados »

Cómo empezar a invertir en Bolsa (I)

Carlos Prado Conde

A través de diferentes conceptos pretendemos acercar este mundo a veces desconocido a la gente haciéndolo de una manera sencilla y fácil de comprender.

Para operar en Bolsa lo primero es seguir unas reglas y adoptar las medidas y posturas correctas para así evolucionar y evitar malgastar dinero. Practicar mucho y tener tus propias experiencias es lo que te llevará a crear tu propia habilidad para poder operar guiándote sólo de ti mismo.

Empezamos.

Para empezar a operar en Bolsa lo único que se necesita es cada uno de estos elementos:

El primer punto es el más ignorado por eso, la mayoría de la gente que se acerca a la Bolsa, fracasa. Estaremos de acuerdo en que es el punto más delicado y cuyo mal uso puede llevarnos a perder mucho dinero. Los demás son necesarios, pero no te ponen en riesgo de poder llegar a malgastar tu dinero.

Ahora vamos a tratar un poco cada uno de los puntos mencionados anteriormente.

Mentalidad correcta

El primer punto que debe quedar claro es que lo primero es aprender a operar, el dinero vendrá después– No pretendas entrar en este mundo para dar un “pelotazo” porque para eso hay otras vías. La recompensa de aprender a operar en Bolsa y saber mover tu dinero es que lo podrás hacer toda tu vida, no dependerás del azar sino de tu habilidad y eso es algo que nadie te puede quitar.

Recuerda que es necesario aprender a operar para ganar dinero después. Opera para aprender y el dinero vendrá, mientras que si operas para ganar dinero, éste se irá.

El primer consejo que le puedo dar a alguien novato en este mundo es que se apunte siempre al riesgo mínimo, porque lo más probable es que pierda su dinero y en este caso podrá seguir operando y practicando.

Otro punto importante es que siempre se debe seguir una disciplina férrea, hay que ser extremadamente disciplinado. Cuando una operación sale mal no sólo perdemos dinero y tiempo, sino que minamos nuestra moral. Ahí es cuando tiene que aparecer y salir nuestra disciplina, para poder enderezar la situación otra vez.

Otra característica que debe tener alguien que se adentra a los mercados financieros, es tener siempre humildad. El mercado es el único que puede permanecer irracional el tiempo que quiera y el que te va a dar lecciones a ti, no tú a él.

Y, por último, dentro de este apartado también podremos hablar de la paciencia. Necesitas acostumbrarte a los mercados y esto es algo que no lo harás en dos días, te llevará tiempo. La Bolsa no es como un casino, nada ocurre al azar y si tienes paciencia, las rentabilidades y recompensas llegan solas. Aprender a operar en Bolsa es un camino largo, por eso la paciencia se antoja necesaria para poder aprender a operar con tranquilidad.

Estrategia y tácticas a seguir

Una vez conseguida la mentalidad correcta, ahora lo que necesitas es definir una estrategia y adoptar las tácticas necesarias para seguir esa estrategia. Algunos ejemplos de preguntas a las que deberíamos poder responder para estar seguros de que hemos perfilado nuestra estrategia serían las siguientes:

¿Qué pretendes conseguir?

Básicamente esta pregunta podría estar contestada preguntándote si lo que realmente quieres el hacerte rico o si lo que buscas en quitarle una rentabilidad a tu dinero y más en tiempos de crisis como en el que nos encontramos. Lo importante al principio es minimizar el coste de aprendizaje, para en un futuro poder conseguir dinero.

Tienes que verlo como un negocio y por eso debes cuidarlo y mejorarlo. Nunca olvides tu objetivo final y siempre irás en la dirección correcta.

¿Cuánto dinero estás dispuesto a perder?

Tienes que saber que aprenderás mucho con muy poco dinero, pero debes saber también que empezarás perdiéndolo. Fíjate una cifra de pérdidas admisibles y ciñe tu presupuesto de aprendizaje a esa cantidad.

¿En qué mercado operarás?

Esta decisión estratégica va a influir enormemente en tus resultados, así que no puede quedar al azar. Lo cierto es que se puedes ganar grandes cantidades de dinero en cualquier mercado. Pero, la mejor opción al principio es operar en mercados con riesgo mínimo, y según vayas aprendiendo podrás ir cambiando a mercados más rentables y arriesgados.

La mejor opción para empezar es el mercado de acciones. Desaconsejo para empezar los mercados de futuros, divisas o warrants porque juegan con apalancamiento, un multiplicador del riesgo. Una buena alternativa a las acciones son los CFDs (contratos por diferencia), pues permiten tomar posiciones cortas fácilmente sin salir de España.

¿En qué marco temporal operarás?

El marco temporal hace referencia a la duración de nuestras operaciones, para así qué gráficos mirar para tomar nuestras decisiones. Podemos centrarnos en inversiones a largo plazo (meses), medio plazo (semanas) o corto plazo (días). La opción intradía dura tan poco que no nos permite la opción de pensar, por eso esta estrategia es más aconsejable cuando hayas adquirido previamente unos conocimientos. La mejor opción, por el momento, es operar con varios días de margen, ya que nos permite pensar las operaciones, planificarlas y ejecutarlas con tiempo. Otra ventaja de operar en el marco diario (días) que no intradía, es que te permite la opción de aprender más, ya que verás más movimientos a corto plazo que a largo plazo y tu proceso de aprendizaje será mejor.

¿Qué tipo de forma de operar desarrollarás?

Hay quien se dedica a comprar cuando se inicia una tendencia (position trading), hay quien se sube al carro cuando ésta avanza violentamente (momentum trading) y hay quien aprovecha los rebotes entre impulso e impulso para entrar (swing trading).

En el siguiente artículo de “Como empezar a invertir en Bolsa” trataremos los otros tres puntos que nos quedan y que hacen referencia al proveedor de datos y a la plataforma de gráficos, así como al bróker y al capital inicial necesario.