Actualidad, Emprendedores, Empresas »

En busca de Financiación: El leaseback y las clases de leasing

Jose Luis Villar Fornos

Dentro de nuestra búsqueda semanal de vías de ayuda a las Pymes y autónomos en materia de financiación alternativa, comentamos recientemente, cuál era el concepto de leasing y sus características como gran aliado para la financiación del inmovilizado. Dejando para otra entrada el estudio de sus clases y, fundamentalmente, la figura del leaseback o retroleasing al ser un supuesto especial y de gran utilidad en la actualidad. Veamos cada uno de los apartados.

Clases de leasing

Como sabemos, el leasing es un contrato de arrendamiento financiero con opción de compra obligatoria, ejercitar a decisión del arrendatario, que se utiliza para poner a su disposición el inmovilizado necesario para el desarrollo de su actividad, interviniendo tres partes, por regla general: El proveedor del bien, que se lo vende a la empresa de leasing, la empresa de leasing que adquiere el bien al proveedor y se lo alquila al cliente final a cambio de una cuota y el cliente que utiliza el bien y atiende los pagos periódicos establecidos por la empresa de leasing.

Pues bien, manteniendo esta estructura de funcionamiento podemos clasificar el arrendamiento desde distintos puntos de vista:

Por modalidades financieras

Bajo la perspectiva financiera existen dos modalidades de leasing :

En este caso la cuota financiera del arrendamiento se calcula de forma similar a la cuota de un préstamo con cuota constante.

En este caso la cuota del leasing se comporta de forma similar a la de un préstamo con amortización constante, por lo que la cuota es decreciente y el montante final de intereses es menor que en el caso de cuota constante.

Por otra parte hay que tener en cuenta que en ambos casos nos encontraremos con que el importe de la cuota residual puede ser igual o distinto, habitualmente mayor, que una cuota. A la vez que podremos encontrar operaciones donde la cuota inicial devengue intereses u operaciones donde la cuota inicial no devengue intereses.

Por su funcionalidad

En cuanto a su funcionalidad, podemos clasificarlos en dos bloques:

Habitualmente existen diferencias entre ambas modalidades:

Por la naturaleza del bien arrendado

Atendiendo a la naturaleza del bien objeto del arrendamiento, podemos distinguir entre:

Entre estas dos últimas modalidades de leasing, también existen diferencias, que son las siguientes:

El caso especial del Leaseback

El Leaseback o retroleasing es un caso especial dentro de las modalidades de arrendamiento financiero, dado que la empresa vende el activo a la entidad financiera, quien una vez que detenta la propiedad del mismo, firma con la empresa vendedora un contrato de leasing financiero sobre el mismo activo vendido. De tal forma que proveedor y cliente final son una misma persona.

Lo que supone un primer concepto básico, transformar en liquidez un determinado activo de la empresa manteniendo el uso del mismo. Y aquí radica la importancia de ésta fórmula, que ha sido utilizada, incluso, por los grandes bancos para obtener la liquidez necesaria y cumplir con los Test de extrés y solvencia recientes, en la posibilidad de obtener liquidez sobre el inmovilizado sin perder su uso, permitiendo, a su vez, la continuación de la actividad económica de la empresa.

Ventajas

Según lo que hemos comentado, las ventajas fundamentales son las siguientes: