Ahorro »

El Rincón del Inversor: Jubilación, ¿soy joven para pensar en ello?

David Pazos Carballal

Muchos seguro que estáis pensando que sois demasiado jóvenes para pensar en la jubilación, que quedan todavía muchos años, que muchos de vosotros ni siquiera habéis conseguido vuestro primer trabajo, y otros aunque trabajáis, sufrís inestabilidad laboral. Todo esto es cierto, pero algo que debemos grabarnos en nuestra conciencia es que el tiempo a la hora de generar un ahorro es nuestro mejor amigo.

Los jóvenes estamos viviendo una situación de cambios galopantes, las reformas en los sistemas de pensiones se están acelerando, y se vislumbra que la viabilidad de las mismas a largo plazo está en entredicho. No debemos ser alarmistas, yo no creo que el sistema de pensiones vaya a desaparecer, lo que si es muy probable es que nuestra pensión tan solo cubra entre un 40% y un 60% de nuestro último salario, pues así ocurre en otras grandes potencias económicas. Los salarios bajos al principio de nuestra vida laboral, o incluso los muchos jóvenes que se han lanzado a la aventura de emprender y se han hecho autónomos, harán que si queremos mantener el nivel de vida que teníamos antes de jubilarnos debemos pensar en complementar nuestra pensión con algún producto de previsión.

Hemos hablado ya sobre productos para completar nuestra jubilación, como los planes de pensiones, PPA, PIAS, etc. Pero hoy no trataremos un producto en concreto, sino que de lo que hablaremos es del tiempo, pero no se trata de una conversación de ascensor.

Empezar a ahorrar pronto pensando en un objetivo futuro es muy positivo por diversos factores:

Por lo tanto lo recomendable si nuestro ahorro es a un largo plazo es utilizar productos como los que hemos comentado, cuya fiscalidad se pueda diferir, algunos son:

Pongamos dos ejemplos sencillos y veréis la diferencia. Vamos a suponer que el rendimiento medio de las inversiones durante la vida de estas personas se sitúa en el 2,50%.

Juan, tiene 65 años y se ha jubilado este año, su pensión preveía que fuera escasa por lo que desde los 25 años tras consultarlo con un asesor financiero, decidió aportar a un producto de ahorro a largo plazo 50 euros al mes, hasta el momento de su jubilación. Por el contrario su primo José de su misma edad, nunca se planteó el ahorro para la jubilación hasta ya entrado en una etapa de consolidación de su vida, por lo que asesorado por el director de su oficina decidió contratar el mismo producto que Juan, pero como tenía ya 45 años decidió realizar aportaciones de más del doble de cantidad que su primo, así que la cuota mensual era de 120 euros.

¿Quién creéis que tendrá un mayor ahorro para su jubilación?

Como podemos comprobar José ha aportado más que que el previsor Juan.

¿Cuanto capital final tiene cada uno a la hora de jubilarse?

Como podéis observar el capital que ha conseguido ahorrar Juan es mucho mayor, mientras que sus aportaciones y su esfuerzo mensual han sido menores que las de su primo José.

¿A qué esperas para ahorrar? No te lo pienses más! Busca el producto que más se adecue a tus necesidades, en función de riesgo, rentabilidad, fiscalidad y liquidez y ponte manos a la obra.