Conceptos »

La estrategia de integración vertical

Gonzalo Royo

La integración vertical supone la entrada de una empresa en actividades relacionadas con el ciclo completo de producción de un producto o servicio, convirtiéndose así la empresa en su propio proveedor (integración “hacia atrás”, “aguas arriba”) o cliente (integración “hacia delante” ,“aguas abajo”).

La empresa entra en nuevas actividades, por lo que es un caso particular de diversificación. Es una forma de asociación para asegurarnos de la colocación de productos. Los nuevos negocios pueden estar relacionados tecnológicamente o no, por lo que podemos encontrar aspectos de la diversificación relacionada.

Toda empresa elabora ella misma parte de su producto y adquiere otra parte en el exterior a los proveedores. Toda empresa comercializa o vende en algún grado sus productos o servicios. Resulta muy difícil encontrar empresas sin ningún grado de integración vertical, del mismo modo que no suelen existir empresas totalmente integradas. Lo se que se plantea desde el punto de vista estratégico es el nivel adecuado de integración que una empresa requiere o puede ser apropiado.

El grado de integración vertical es el resultado de un conjunto de decisiones tales como el grado de auto-abastecimiento, el número de etapas integradas, el volumen de actividades en cada etapa y la mayor o menor relación tecnológica.

El nivel de integración vertical puede ser medido a través de distintos criterios:

Razones para la integración vertical

Las principales ventajas de una estrategia de este tipo vienen dadas a través de la obtención de una mayor rentabilidad mediante la reducción de costes o a través de la obtención de una posición competitiva fuerte en la industria.

Riesgos de la integración vertical

En relación con los resultados, no existe una vinculación clara, ni desde el punto de vista teórico ni desde su aplicación empírica, entre el grado de integración vertical y la rentabilidad.

En ocasiones, debe plantearse la posibilidad de un proceso de desintegración vertical cuando los inconvenientes prevalezcan sobre las ventajas. Pueden ser interesantes las estrategias de cooperación con clientes y proveedores como, por ejemplo, en las industrias automovilísticas.