Cuestiones a tener en cuenta al alquilar una plaza de garaje

Cuestiones a tener en cuenta al alquilar una plaza de garaje

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Plaza de garaje con texto: consejos antes de alquilar tu plaza de garaje

¿Cuántas veces ocurre que alquilas tu plaza de garaje y, sin darte cuenta, te metes en algún problema? ¿Vehículos no autorizados aparcando en la plaza? ¿Obras? Varias veces hemos hablado de cómo obtener liquidez alquilando nuestros bienes y es que últimamente el alquiler de plazas de garaje tiene una rentabilidad entorno al 3,6%. Hoy vamos a ver de forma breve distintos aspectos a tener en cuenta al alquilar una plaza de garaje.

Algunos consejos

1- Haz un contrato de alquiler

Es cierto, muchas personas tienden a descuidar esos detalles a la hora de alquilar su plaza de garaje pero, casualmente, suele ser uno de los bienes inmuebles más controvertidos. No es necesario que lleves el contrato a notario, con tener el contrato firmado por las partes es suficiente.

Los contratos de alquiler de este tipo de bienes se rigen por el Código Civil así que deberemos detallar lo más posible la duración del contrato, condiciones de renovación, periodicidad de la renta, etc.

2- ¿El contrato tiene algún requisito?

Así es, a pesar de que exista total libertad a la hora de exponer las condiciones, es necesario:

  • Que sea por escrito

  • Que tenga la identidad del propietario y del arrendatario

  • Que describa la plaza y su situación (número de plaza, etc.)

  • Que explicite la duración del contrato, la renta, la fianza y cualquier otra condición que exijamos

3- ¿Qué tipo impositivo es aplicable?

Al arrendamiento de garaje se le aplica el IVA del 16% y si no explicitamos nada en el contrato, se entenderá que el IVA está incluido.

4- Subarriendos

Conviene prohibir el subarriendo en el contrato puesto que evitaremos muchos posibles problemas derivados del mismo.

5- Algunas recomendaciones

  • Permitir al arrendatario rescindir el contrato sin indemnización avisando con mínimo un mes de antelación ya que al no tener una regulación específica nos ahorraremos problemas.

  • Precisar en el contrato que la ocupación de la plaza será por un vehículo (no por cualquier otro objeto, bien)

  • Pactar quién va a soportar los gastos de la comunidad; si no se pacta nada, será el propietario quien haya de pagar.

  • Establecer en contrato que el impago de una mensualidad o el incumplimiento de las normas de la comunidad implicará la resolución del contrato. Esto nos evitará problemas si se da el caso.

  • Indicar en contrato que ser arrendatario no implica derecho de adquisición preferente en caso de que deseemos vender la plaza. Esto no implica que le comuniquemos al arrendatario la venta por si está interesado pero nos ahorrará posibles problemas.

Si te interesa algún modelo de contrato en concreto, aquí tienes el link de un modelo bastante popular por la red. Recuerda revisarlo bien y añadirle lo que consideres oportuno.

Igualmente, si no deseas dejar de usar tu plaza y quieres obtener una rentabilidad en el horario que no la usas puedes echarle un vistazo a esta aplicación de parking colaborativo.

Archivado en Alquiler, Dinero, Economía familiar, liquidez, Vivienda
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs