El Rincón del Inversor: Mercados de Derivados – Opciones

El Rincón del Inversor: Mercados de Derivados – Opciones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Una semana más, continuaremos profundizando un poco más en los mercados de derivados. Esta semana os presentamos en profundidad las diferntes opciones. Veremos de qué se trata este producto financiero, cómo funciona y qué ventajas presenta frente a otros tipos de derivados.

Opciones Financieras

Continuando en los aspectos de los mercados de derivados, esta semana comenzaremos a introducir las opciones financieras. Una opción es un contrato entre dos partes en la que una de ellas tiene el derecho (pero no la obligación) de comprar o vender un activo a un determinado precio en una fecha futura. La gran diferencia frente a los futuros es precisamente la no obligación por ambas partes.

¿Cómo funcionan las opciones?

La operativa con opciones varia considerablemente frente a la vista con futuros en las pasadas semanas. Las opciones son de diferentes tipos, pero las habituales, y las que encontramos en los mercados organizados son las denominadas Plain Vanilla, en estas son en las que nos vamos a centrar. Con esta clase de opciones podemos adoptar dos decisiones diferentes:

  • Estamos interesados en comprar un activo: las llamaremos opciones CALL.
  • Estamos interesados en vender un activo: las llamaremos opciones PUT.

Y frente a estas dos decisiones, podemos adoptar la posición de:

  • Comprador de la opción: no está obligado a cerrar la transacción planteada, sino que tan solo ejercerá su opción si le resulta rentable.
  • Vendedor de la opción: el vendedor de la opción cobrará una prima por la venta de esta, pero estará obligado a cumplir la transacción planteada si el comprador ejerce la opción.

Dependiendo del tipo de vencimiento que tengan nos encontramos:

  • Opciones Europeas: en las que la opción solo puede ejercerse en la fecha de vencimiento.
  • Opciones Americanas: en las que podemos ejercer la opción en cualquier momento desde la compra, hasta el vencimiento de la misma.

¿De qué depende la prima, o el precio que pagamos por comprar la opción?

Esta prima dependerá de determinados parámetros, como son el precio del activo subyacente, el precio de ejercicio, el tiempo al vencimiento, la volatilidad (lo que se mueve el precio del activo), los tipos de interés, y los dividendos si es que los paga el activo. Como podéis ver, la valoración de la opción es compleja, pues depende de muchos parámetros y la cotización de la misma fluctuará conforme varíen los parámetros que hemos expuesto anteriormente.

¿Cómo es el horizonte de pérdidas y ganancias en la operativa con opciones?

En el caso de las opciones, el horizonte de pérdidas y ganancias no representa un juego de suma cero, como en el caso de los futuros, en el que al estar ambas partes obligadas, la pérdida de una de las partes era igual a la ganancia de la otra.

En el caso de las opciones el comprador solo ejercerá la opción si le conviene. Por lo tanto su máxima pérdida es la cuantía pagada como prima de la opción. Por el contrario el vendedor de la opción se encuentra en una situación de mayor exposición al riesgo, a priori, pues su máxima ganancia sería la prima que ha cobrado por vender la opción, mientras que por el contrario las pérdidas pueden ser ilimitadas. Lo veremos mejor gráficamente.

Compra de una Call: la compra de una opción call otorga a su comprador el derecho de adquirir cierto activo, en un momento futuro a un precio establecido. Compra de Call Como podéis ver en la imagen, en esta posición la pérdida está limitada, pero cuando más aumente el precio del activo subyacente, mejor será nuestro resultado, pues tenemos el derecho a comprar algo a un precio inferior al que cotiza en mercado. Nos interesará ejercer la opción siempre que el precio de cotización sea superior al precio de ejercicio.

Venta de una Call: el vendedor de una opción call tendrá la obligación de vender cierto activo en la fecha convenida y al precio de ejercicio marcado. Venta de una opción Call En la imagen se puede ver como la venta de una opción call, muestra un horizonte de pérdidas y ganancias en la que la máxima ganancia es la cuantía de la prima, mientras que si el activo subyacente cotiza a precios por encima del precio de ejercicio, se produce una pérdida la cual puede llegar a ser ilimitada.

Compra de una Put: el comprador de una opción put, tiene el derecho de vender el activo subyacente a un precio establecido en una fecha futura. Por tener ese derecho pagará una prima. Compra de Put En el caso de la compra de una put, la máxima pérdida que sufriría el comprador es el precio pagado por la opción. El beneficio en este caso se produciría cuando el precio de cotización del activo subyacente esté por debajo del precio de ejercicio, puesto que de ese modo tendríamos el derecho a vender más caro de lo que cotiza este activo en el mercado, dándose esta situación nos interesaría ejercer la opción.

Venta de una Put: el vendedor de una put tiene la obligación de comprar cierto activo subyacente, al precio y en la fecha convenida, siempre que el comprador de la opción ejerza su derecho. Venta opción Put Como se puede ver en la imagen, el máximo beneficio del vendedor de la opción put, es la prima recibida, mientras que cuanto más baje la cotización del activo subyacente por debajo del precio de ejercicio, mayores serán las pérdidas. En muchos manuales es habitual decir que en el caso de un vendedor de put, las pérdidas pueden ser ilimitadas, pero no todos los activos subyacentes (más bien pocos), pueden bajar su precio por debajo de cero.

En la próxima semana, veremos ejemplos numéricos, que harán que comprendamos el producto de forma más intuitiva.

Archivado en Banca, Crisis, Evolución económica, Ibex 35, Mercados financieros, Rincón del Inversor
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs