Esto es lo que quiere el Gobierno, según Jaime Bravo

Esto es lo que quiere el Gobierno, según Jaime Bravo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La realidad de la sociedad española es que parece que está abocada al fracaso. Déficit, deuda pública sin propósito y un Estado que no sabe qué hacer. ¿Esto es lo que quiere realmente el Gobierno?

Visión de Jaime Bravo sobre el Gobierno Rajoy

El Artículo 23 de los Derechos Humanos (Derechos que fueron firmados por España) reza así:

  1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
  2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
  3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
  4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Pero ¿qué ha pasado realmente? ¿Se sigue esta normativa? ¿Se aceptan los derechos al trabajo y al empleo? No. Las medidas discriminatorias de la Administración Rajoy solo causarán más recesión. Evidencias no nos faltan. Publicaba en Inbestia este artículo en el que hablaba sobre las protestas y sobre las huelgas. Y, de hecho, estoy tratando ese mismo tema en mi nuevo trabajo. Es por ello por lo que quería traer aquí esta (corta) reflexión.

Curiosamente hemos elegido un camino claro y concreto. Con las cartas sobre la mesa hemos decidido darle la vuelta a unas y abandonar otras. Así de fácil. Así de simple. O quizá no lo sea tanto. Porque en ese ‘proceso’ hemos atacado a personas y a sus ahorros. Y no sólo eso, sino que hemos hecho muchas cosas más. Ahora más que nunca es necesario decir que es lo que quiere hacer este Gobierno pero, sobre todo, por qué lo quiere hacer.

Para empezar está incrementando nuestra deuda pública – es decir, la necesidad del Estado de pedir préstamos para financiarse – sin un objetivo claro; si siguiésemos lo que nos decía Keynes encontraríamos en ese ‘endeudamiento fiscal’ que llamaba el inglés, un propósito claro: lanzar la economía. Si usamos a las vacas como ejemplo, Keynes proponía exprimirlas para que la gente pudiese comer en vez de dar raciones: se pueden comprar más vacas. Las hordas liberales que asolan nuestro país intentan hacer un doble posicionamiento con lo que está haciendo el Gobierno de Mariano Rajoy. En algunas ocasiones se posicionan a favor de lo que hace éste y, en muchas otras, se muestran en contra. Les gustan los recortes y les encanta la austeridad: aberran todo lo que acabe (o empiece) por público.

Este pensamiento (y aquí acabo mi alusión a los liberales) está muy bien pero lo está cuando no agrede directamente (y de forma frontal) al resto de la sociedad. Primer problema. Pero después hay muchos más: el ataque a los ancianos; el ataque a los niños pequeños; el ataque a las personas dependientes; el ataque a las personas que requieren de la justicia, el ataque a las personas que quieren comprar; el ataque a las personas que quieren vender… y, seguramente, podríamos alargar esta lista mucho más.

El Gobierno de Mariano Rajoy no tiene ningún interés en sacarnos de la crisis. Esto no es economía. Es ideología. Y tenemos el deber de atacarla tal y como ellos nos atacan a nosotros.

Archivado en Crisis, Deuda Pública, España, Estado del Bienestar, Keynes, Teoría Económica, Unión Europea
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Estimado Jaime:

    Confunde usted la esencia del “derecho a” con la idea de “obligación de”, me explicaré. La Carta Universal de Derechos Humanos, como cualquier otra norma jurídica universal, generalista y del derecho positivo, reconoce que no se le puede impedir aquellos hechos que el texto reconoce, es decir, no puede negársele el derecho a trabajar, ni la dignidad del mismo, etc, tiene usted “derecho a”. Pero no la “obligación de” que el Estado sea el proveedor de ese derecho, dicho de manera sencilla, si usted quiere peces, deberá mojarse el culo y no esperar que un estado benefactor se los proporcione.

    En referencia a la política económica del Gobierno del Sr. Rajoy y la teoría keynesiana, le recuerdo que Keynes defendía que cualquier tipo de gasto público es útil, pues aumenta la demanda agregada, cualquiera, incluso la guerra, idea que el economista inglés defendió en más de una ocasión.

    El volumen de nuestra deuda pública no se debe al escaso año de gestión del gobierno popular, aunque los conservadores hayan puesto su granito de arena al fiasco contable, sino a la política económica del gobierno socialista anterior que, ¡bingo!, pensaba al igual que Keynes que cualquier aumento del gasto público sirve para salir de una reccesión económica.

    Una sencilla operación puede ayudarnos a ver la situación: tomemos el gasto público y dividámoslo entre los ingresos, si ambos son iguales, el resultado será 1, es decir, equilibrio entre lo que se ingresa y lo que se gasta. Si por el contrario, el resultado es menor de 1, entonces estaremos en una situación de superavit y, a la inversa, si éste es superior, tendremos déficit. Para hacer más claros los resultados, multipliquémoslos por cien para obtener un %. Estos son los resultados:

               Gastos / Ingresos
    

    2003 104,21% 2004 100,34% 2005 95,06% 2006 90,59% 2007 87,60% 2008 107,50% 2009 168,53% 2010 139,32% 2011 138,65% 2012 143,10% (nota: no contemplan el año completo)

    A partir del año 2008, el Gasto Público ha sido superior a los ingresos, lo cual afecta de manera muy negativa a nuestra deuda pública. En el período 2008-2009, los gastos suben cerca de un 22% y el déficit asciende un ¡610%! ¿Sirvió para reactivicar nuestra economía?

    Un cordial saludo.

    • Miguel Angel Chiscano dice:

      Ciertamente no sirvió para activar nuestra economía porque la política que se siguió fue la de maquillar la tasa de desempleo (sin mucho éxito desde luego) a través de tirar el dinero público en fiscos como el “plan e”. No sabemos que hubiera ocurrido si ese mismo dinero se hubiera empleado en planes de reactivación de la economía pensados con un mínimo de racionalidad. Dicho esto también parece evidente que las políticas únicamente centradas en la reducción del déficit nos llevan a un bucle de recesión y aumento de la deuda vía disminución de ingresos. Saludos cordiales

  • Estimado Miguel Angel,

    Si seguimos los postulados del keynesianos, mejor dicho, postkeynesianos y con ellos, el del multiplicador del gasto público, ladrillo básico de la fundamentación teórica de esa escuela, cualquiera, y digo bien, cualquier política económica destinada a aumentar la demanda agregada vía aumento del gasto público, tendrá efectos positivos en la economía y su reactivicación.

    Ahora bien, si optamos por una postura selectiva de los destinos de la inversión, ¿a qué sectores la dirigimos?, ¿en qué cuantía?, ¿qué nivel de retorno considerariamos un éxito?, ¿sería legal, legítimo y lícito por ejemplo, dotar de financiación al sector automovilístico y no al naviero?, ¿rescatar el sistema financiero y no a las inmobiliarias?.

    El problema del asunto radica en que si no entendemos los motivos del origen de la crisis, no podemos ver qué soluciones de política económica son las más adecuadas. Tiene en este blog, mi modesta opinión sobre estos temas, no voy aquí a extenderme en ello. Pero si le diré que el estado es muy mal inversor, porque no juega con dinero que duela en los bolsillos de responsables que lo deciden, sino con el nuestro.

    Sobre la política de Rajoy, aunque está efectuando recortes en el gasto de las administraciones públicas, es decir, las diferentes políticas presupuestarias que contemplan los Presupuestos Generales del Estado, podrá ver también en breve en CapitaLibre, que se está olvidando de una parte importante, que son las ruinosas empresas públicas y entes que dependen del Estado. Un agujero que no para de crecer y que no tiene visos de dejar de hacerlo.

    Un saludo.

  • Fernando Sande Lago dice:

    Desde luego las medidas para aumentar la demanda agregada mediante el aumento del gasto público no han sido muy acertadas. Las inversiones que ha hecho el Estado han sido en mi opinión inversiones improductivas. Tendrían que haber sido mucho más inteligentes a la hora de destinar esa cantidad ingente de millones. Levantar aceras para poner unas nuevas, desde luego no fomenta la reactivación de nuestra economía. Por otro lado, Keynes decía que había otros medios para aumentar la demanda agregada como por ejemplo la disminución del tipo impositivo para estimular el consumo. Actualmente el Estado tiene esa opción, pero en cambio está haciendo lo contrario, subiendo los impuestos… En teoría según keynes tenemos dos opciones que son opuestas según él: inflación y tasa de desempleo. Es evidente que lo que más nos hace falta es corregir la tasa de desempleo ya que la inflación la tenemos al 2,4%.. y la inflación aunque está por encima del objetivo de estabilidad del Banco Central Europeo, no se desvía demasiado. En conclusión, pienso que realmente es el mercado y las empresas las que tienen que crear riqueza y el Estado tiene que dar facilidades para ello y no interponerse. Después el Estado tiene que dar más prioridad al mantenimiento de un estado de bienestar sostenido en el tiempo para garantice todos los derechos de los ciudadanos.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs