Hoy nos preguntamos: ¿Quién nos protege de Europa?

Hoy nos preguntamos: ¿Quién nos protege de Europa?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Debe de ser porque cuando ciertas noticias surgen en fin de semana tengo más tiempo para meditar sobre ellas, que hoy os quiero trasladar mis reflexiones. ¿Habéis oído hablar del riesgo país? ¿Y del riesgo legal? En esa situación nos encontramos ahora todos los países del sur europeo. Especialmente sus ciudadanos, por eso yo me pregunto, ¿quién nos protege de cambios sustanciales en la legislación?

Consulta a los lectores

En mi papel de empresista, puesto que todavía no llego a economista, los acontecimientos que a nivel europeo se han venido sucediendo hasta ahora me tienen hasta cierto punto perpleja. Después de enterarme de la noticia de nuestros compañeros chipriotas hay una idea que no soy capaz de quitarme de la cabeza. Asumo que las políticas de recorte en todos los países que integran la zona pig europea -al que debemos añadir a Irlanda, aunque quede un poco a desmano de la cultura mediterránea- vienen impuestas por el ente superior que es Europa y son el precio que debemos pagar por formar parte del colectivo. De verdad que lo comprendo, aunque nuestro poder adquisitivo no haga más que verse mermado. Incluso aunque los beneficios de estas mismas políticas todavía no se hayan podido ver por ningún sitio, al menos en España. E incluso aunque el FMI -Fondo Monetario Internacional- haya comentado que a lo mejor se han equivocado en la magnitud y repercusiones de las mismas.

Defensor del pueblo europeo Pero mi duda es, de entre tanto organismo europeo, ¿quién se encarga de velar por los derechos de los euro-ciudadanos? Creo que todos tenemos claro que es momento de arrimar el hombro y echar una mano para salir de la profunda crisis en la que estamos inmersos, pero ¿a cualquier precio? Pensar en tener tus ahorros en principio a buen recaudo, es decir, en una cuenta bancaria, y que a la semana siguiente te encuentres con un impuesto revolucionario y con tus ahorros mermados, no me acaba de convencer.

Creo que a todos nos pueden resultar familiares los términos riesgo país y riesgo legal, pero siempre los hemos visto en cierto modo un poco lejanos. La posibilidad de que mi país entre en dificultades y la prima de riesgo esté por las nubes -como en el caso español- o que se viva una estanflación -como en el caso griego- era impensable. O la posibilidad de que de la noche a la mañana se modifique la legislación de tal modo que tenga que pagar un impuesto extra por el simple hecho de haber sido capaz de ahorrar algo pese a estar las cosas como están de duras para todos -Chipre-. En serio, me gustaría saber quién puede defender al ciudadano europeo, a ti, a mí o al vecino de al lado, de que de la noche a la mañana su vida cambie, porque hay que echar una mano -más de lo que ya se hace con el incremento de la luz, el transporte, el IVA, el IRPF-. ¿Qué os parece? ¿Sabéis quién puede desarrollar esta tarea de vigilancia de las políticas de la Unión Europea? Si lo sabéis, no dejéis de iluminarme.

Archivado en BCE, Crisis, Depósitos, Escándalo Financiero, Estado del Bienestar, Fiscalidad, Impuestos, Inversiones, Prima de Riesgo, Unión Europea
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Uno mismo. El estado de bienestar ha creado en nosotros el mito de que toda solución a nuestros problemas viene de fuera, es decir, que la solución sigue el flujo “de fuera hacia adentro”. Eso ha originado una sociedad adormecida, carente de auto-responsabilidad, servil y apegada al poder de una forma que raya lo escatológico, tanto que incluso un filósofo como Nietzsche hablaba de la necesidad “del calor del establo” frente al frío de la individualidad responsable.

    La solución, o por lo menos esa es mi opinión, tiene que venir cambiando ese flujo de “ellos hacia mí”, por uno que sea “de mí hacia ellos”, es decir, de “dentro hacia afuera”.

    Sólo cuando un individuo es capaz de aprender a desaprender esa lección tan importante, puede surgir el único mecanismo capaz de detener un Estado entrometido en las libertades, la sociedad civil.

    Fantástica reflexión Lucía, enhorabuena.

    • Lucía Estrada Csaky dice:

      Gracias Alberto!

      Entiendo a la perfección tus reflexiones, pero siendo conscientes de la situación actual, ¿qué puede hacer uno mismo frente a un impuesto revolucionario como el que nuestros colegas europeos se han sacado de la manga para los ciudadanos chipriotas? ¿Adelantarse a cualquier riesgo de este tipo y no tener ningún depósito en una entidad financiera? ¿Agachar la cabeza y aceptar con resignación y aceptar este diezmo al señor estado?

      No puedo evitar que se me vaya la cabeza hacia la época feudal, esto no me parece propio de una asociación de estados democráticos…

  • Juananto dice:

    Al final quien defiende nuestros derechos son los políticos, que nos representan. Hoy la sociedad no valora el trabajo de políticos honrados, detestan a todos sin importar sus proyectos o ideales. Al final son ellos los que defenderán nuestros derechos porque ellos también son ciudadanos. Los que no nos defenderán son los empresarios, banqueros y especuladores que se aprovechan de las debilidades del capitalismo. Al final la democracia, el poder del pueblo, con sus votos a sus representantes defenderán nuestros derechos. Ejemplo, Francia y en España están recortando con todo pero estoy seguro que la oposición volverá para recuperar lo que nos han quitado.

  • Jose Luis Villar Fornos dice:

    Excelente reflexión, Lucía. Lo que no tengo muy claro es quién nos defiende. Y apelar a la sociedad civil, como hace Alberto, sería lo lógico, pero no lo real. Estamos rodeados de político y burócratas, pero no sólo en España sino en la totalidad de la U.E., que se pasan el día mirándose el ombligo pero no veo un político en la actualidad que anteponga el servicio y la defensa del ciudadano a la burocracia elefantica creada. Por ahí debería comenzar la reforma.

  • Luis Javier Martínez dice:

    Hola Lucía, De verdad muy interesante el tema que propones. En mi opinión, y siempre desmarcado de los entresijos políticos que anidan en las cloacas del poder, creo que la reflexión que propones debería quedar enmarcada en los siguientes términos: Una vez que un país forma parte de la UE y posteriormente de la Eurozona, y en el caso de Chipre, país absolutamente sobredimensionado en su estructura financiera, tiene una serie de garantías aseguradas (la UE no va a dejar que caiga, como está pasando), pero si cabe tiene unas obligaciones mas acusadas, que como España, debe de cumplir. Como digo, en mi opinión esto pasa por redimensionar tu país, es decir, resignarse o aceptar, que el país vive por encima de sus posibilidades y no tiene una estructura como para que el estado del bienestar haya calado tanto entre sus ciudadanos. Dicho esto, entre las obligaciones que tiene el país, se encontrarían esta serie de impuestos revolucionarios hacia sus ciudadanos, que no deja de ser una proposición de la Eurozona, el verdadero responsable se encuentra en el gobierno de ese país que acepta la proposición. Por cierto algo habrá hecho ese gobierno para que se replantee el impuesto a los pequeños ahorradores. Gracias y Saludos.

    • Lucía Estrada Csaky dice:

      Todo lo que comentas no lo pongo en duda ni mínimamente. Sólo me pongo en su pellejo: si a mí de viernes a lunes, me prohíben retirar el dinero de mi cuenta (aunque sea un pequeño porcentaje) y me cobran un impuesto extra, me subiría por las paredes. Me parece algo injusto y anacrónico. Es volver a un sistema feudal.

  • Juananto dice:

    Lo dije y ni caso. Los políticos ha salvado a Chipre de las medidas europeas. No me creo nada de los economistas. Y Luis Javier el Gobierno de Chipre habrá hechos cosas mal pero esas medidas son abusivas y es por el beneficio de los bancos. No me resignaré y los españoles tampoco lo harán. Hace falta una banca pública de una vez y dejarán de especular con nuestro dinero. Al final la política y la democracia se pondrá por encima de los bancos y los especuladores. Hoy los políticos chipriotas han dicho basta, eso que dije y que habéis pasado del tema …

  • Luis Javier Martínez dice:

    Entiendo absolutamente tu postura, y así lo he expresado al decir que es el propio país el que debe de expresarse acerca de la necesidad o no de aceptar la inyección de liquidez a sus bancos por parte de la UE. Es evidente que cargar contra las instituciones siempre sale gratuito, lo que no se puede esperar nunca son duros a pesetas. En la negociación está la solución, pero no pienses que Chipre va a salir de rositas, tendrá que asumir las consecuencias de su mala gestión global. El ejemplo Español aunque no tiene nada que ver, queda reflejado en volver a redimensionar la estructura económica de forma justa, y esto pasa por recortar (palabra que gusta muy poco) aunque duela.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs