El Consejo de Ministros aprueba la Ley de Emprendedores, una medida con más ruido que nueces

El Consejo de Ministros aprueba la Ley de Emprendedores, una medida con más ruido que nueces

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Con un año y medio de retraso sobre los primeros anuncios, el Consejo de Ministros aprobó ayer el Anteproyecto de Ley de apoyo al emprendedor y su internacionalización. Agilización de los trámites para la creación de empresas, medidas fiscales o apoyo a la internacionalización son las puntas de lanza de esta nueva Ley , que deberá ser refrendada por el Parlamento antes de su entrada en vigor

Ley de Emprendedores

El problema de anunciar a bombo y platillo futuras medidas que se van a aprobar pronto, pero que luego se aplazan una y otra vez, es que se van creando cada vez más expectativas en torno a ellas, sobre todo si se va filtrando el contenido durante todo ese tiempo, y al final el resultado nunca está a la altura de lo esperado. Además si alguien se para a analizar el alcance de esas medidas, con la poca información que el Gobierno ofrece sobre éstas, puede ver que ese afán por apoyar el emprendimiento del que se viene presumiendo desde hace tiempo no es tanto como el esperado.

Hay buenas medidas entre las presentadas, pero también otras más aparentes que efectivas e incluso se da cumplimiento a algunas reivindicaciones para hacer anuncios efectistas que lo que esconden es un mayor inconveniente para la actividad empresarial. Porque parece que el Gobierno está muy interesado en favorecer el emprendimiento, pero no tanto en favorecer la actividad de las empresas una vez que éstas han sido creadas. Como no se ha facilitado el texto del anteproyecto y las medidas aún pueden modificarse durante el trámite parlamentario, vamos a hacer un primer análisis de lo que se ha dado a conocer.

Es importante que se facilite la inversión privada en las empresas. Se crea el inversor de proximidad que tendrá un incentivo fiscal en su IRPF del 15% del capital aportado a un nuevo proyecto empresarial, además no tributará por las plusvalías obtenidas al deshacer su inversión siempre que utilice ese capital para invertir en un nuevo proyecto. Tampoco está mal la deducción del 10% en el Impuesto de Sociedades por los beneficios que se reinviertan en la empresa, aunque en este punto se podría hacer un mayor esfuerzo y aumentar el porcentaje de deducción.

El IVA de caja

Dejo para el final una de las medidas estrella de la Ley y con la que se cumple la promesa electoral y la reivindicación de la aplicación del criterio de caja en el IVA. Ya se había anunciado que ésta entraría en vigor el 1 de enero de 2014 y la Ley lo confirma pero aún no dice como. Hay varias cosas claras, la aplicación del este criterio será voluntaria y una vez acogidos al mismo no podrá cambiarse durante tres años, además la aplicación de este criterio en los ingresos obligará, como no podía se de otra manera, a aplicarlo en los gastos. Pero lo que no se ha dicho todavía (¡ay, la letra pequeña!) es cómo se va a controlar.

Está claro que acogiéndose al criterio de caja las empresas deberán llevar un control de cobros y pagos, algo que hasta ahora para los autónomos no era necesario, y eso en muchos casos aumentará la carga administrativa de los negocios. Pero además se da la circunstancia de que en 2014 podría entrar en vigor la obligación de presentar trimestralmente el modelo 340, que implica el envío a Hacienda de la relación de facturas incluidas en cada liquidación trimestral de IVA. Esta obligación se ha ido posponiendo desde 2009, pero aprovechando la entrada en vigor del nuevo criterio de IVA podría ser obligatorio desde el próximo año. Esto supondría una mayor carga administrativa para todas las empresas, que además estarían más controladas por la Administración.

Autónomos de responsabilidad limitadas y nuevas sociedades

En lo que respecta a las nuevas figuras legales ligadas al emprendedor hay de todo. Positiva la medida de limitar la responsabilidad del autónomo en cuanto a que los autónomos no responderán de las deudas derivadas de su actividad empresarial con su vivienda habitual hasta un límite de 300.000 euros. También es bueno que se cree un mecanismo extrajudicial de pago de deudas en caso de fracaso empresarial.

Más efectista que efectiva la creación de las Sociedades Limitadas de aportación sucesiva, que permitiría crear una sociedad limitada sin aportar en primera instancia el capital social, pudiendo realizar dicha aportación posteriormente. ¿Realmente hay alguien que pretenda iniciar una empresa sin los 3.000 euros marcados por la Ley, recordemos que esos 3.000 euros se pueden aportar en efectivo o en especie y, en último caso, hay otras modalidades de empresa alternativos (empresario individual, sociedad civil , comunidad de bienes, …).

Trámites de constitución y pluriactividad

Respecto a agilizar los trámites de constitución, está claro que los avances tecnológicos deben permitir instaurar un procedimiento más rápido y sencillo, pero no pongamos el acento en éste tema como algo esencial para el emprendedor. Ni empezar un negocio es tan difícil, desde el punto de vista burocrático, ni el éxito de un negocio viene determinado por si se necesita dos horas o dos semanas para su creación. Lo realmente difícil viene después.

Hay un aspecto algo engañoso dentro de las medidas y es el que se refiere a los autónomos en pluriactividad, situación que se produce cuando un trabajador por cuenta ajena lo es también por cuenta propia y ha de pagar la Seguridad Social dos veces. Lo cierto es que esta nueva medida aplicará una bonificación (se supone que del 50%) en la cuota de autónomos cuando se esté en esta situación, pero este aspecto ya existía antes (eso sí limitado a aquellos que tengan una cuota en el Régimen General de la Seguridad Social superior a 10.752 euros en ese ejercicio), siendo una buena medida porque se generaliza la bonificación, desde mi punto de vista se ha quedado corta con la bonificación y sólo debería aplicarse una cuota de autónomos simbólica.

Conclusión

Veremos cuánto se retrasa la entrada en vigor de todas estas medidas y cuál es la configuración definitiva de la Ley. Por ahora, y con la información que disponemos de ella, no parece que este año y medio de preparación haya supuesto un gran desarrollo de la misma, ni que nuestros políticos tengan claras cuáles son las necesidades de los emprendedores. No hay ni rastro de la rebaja de los costes laborales, ni medidas que ayuden al acceso al crédito, ni se corrige la discriminación que emana de las últimas medidas aprobadas a favor de los jóvenes emprendedores.

Archivado en Creación de empresas, Emprendedores, Fiscalidad, Legislación, Trámites
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Carlos Herrero dice:

    Suscribo el artículo al completo. Lo más interesante de esta ley me parecía el concepto de caja en el IVA y finalmente como bien has desmenuzado ha sido un despropósito quedándose a medias.

    Todo lo demás, me parece totalmente absurdo. Siguen habiendo problemas de financiación, que parece que sólo lo necesitan startups que recurren a bussines angels. ¿Quién monta una carnicería no es emprendedor? Tal vez sólo necesita un crédito de 5.000 euros, no un inversor detrás. Es totalmente irreal.

    Podría comentar mil cosas, pero voy a resumir mi opinión en una general y para mi la más importante.

    Es totalmente absurdo e inútil casi todo lo que hagan si un autónomo tiene que seguir pagando una cuota fija mensual desde el primer día facture lo que facture. Lo mismo que no hay una ley por ejemplo de administradores. Una empresa formada por dos socios que se tienen que dar de alta de autónomos. Eres autónomo, eres dueño de una empresa y pagas por las dos cosas…

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs