En busca y captura por un dedo roto: ¿de qué se acusa a Ruíz-Mateos?

En busca y captura por un dedo roto: ¿de qué se acusa a Ruíz-Mateos?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Es evidente que este hombre hoy ha sido noticia. Él y su dedo roto, por supuesto. El pasado viernes debía comparecer para declarar en el Juzgado de Mallorca y, por motivos de salud, no ha sido así. Pero ¿qué hay detrás de esta querella? Un presunto delito de alzamiento de bienes por parte de una de las empresas de Nueva Rumasa, así como diversas operaciones financieras cuyo destino no está claro, han llevado al clan a esta situación.

Jose María Ruíz-Mateos

Todos los titulares que se han podido leer en los diferentes medios de comunicación son francamente alarmistas. Jose María Ruíz-Mateos en busca y captura… Si profundizamos un poco más, resulta que el viernes debía personarse en el Juzgado de Mallorca para declarar, habiendo advertido en las semanas anteriores que era probable que no pudiese comparecer, haciendo alusiones a problemas de salud. Parece ser que el jueves pasado, fue remitido un fax a la Jueza que instruye el caso correspondiente a un informe médico que acredita que el empresario tiene un dedo roto. Según declaraciones de su abogado, una lesión de hace ya algún tiempo. A partir de ahí, francamente, nadie se pone de acuerdo… Según el medio, la sesión del viernes ha sido suspendida o bien el Sr. Ruíz-Mateos está en busca y captura… Lo seguro, es que ha sido emplazado para declarar el próximo 23 de agosto. Ahora bien, creo que lo que sí resulta interesante es el fondo de todo este revuelo, ¿de qué se acusa a la familia?

Nos remontamos al año 2006. El Grupo Miralles vende la empresa Calwell a Nueva Rumasa. El precio 23,67 millones de euros y la forma de pago acordada fue un 3,33% al contado y el importe restante en sucesivos pagarés de vencimiento mensual, garantizados por la empresa Montumo, por Jose María Ruíz-Mateos, así como por el aval personal de todos los hijos varones. La sociedad Calwell era, a su vez, propietaria de la empresa Bastimentero, que contaba entre su patrimonio del Hotel Eurocalas. Pues bien, llega un momento en que Nueva Rumasa deja de atender a los pagos mensuales, de tal modo que en 2011, el Grupo Miralles interpone una demanda contra Nueva Rumasa por una presunta estafa de 13,9 millones de euros en la operación de compraventa que hemos mencionado.

En dicha querella, se acusa a Montumo de un presunto delito de alzamiento de bienes por vender el hotel Cervantes, situado en Torremolinos, a la sociedad Clesa -empresa del grupo Nueva Rumasa-, afirmando que con esta operación se está obstaculizando su posible embargo. Recientemente, se ha ampliado la demanda sobre la base de nuevos indicios de administración fraudulenta. ¿El motivo? La constitución de una hipoteca sobre el hotel Eurocalas que asciende a 19 millones de euros, aludiendo a que su destino no se ha justificado, no aportando justificantes de su inversión en la mejora de las instalaciones. Afirman que se habría destinado probablemente a otras empresas o al patrimonio personal de la familia.

La constitución de esta hipoteca hace inviable la cláusula resolutoria del contrato de compraventa, por la que se devolvería el establecimiento hotelero en caso de impago, ya que implicaría que el querellante asumiera la citada hipoteca. Es evidente que su fraudulenta estrategia e intención de no pagar venía ya desde el inicio de la compraventa, y prueba de ello es que la constitución de la hipoteca se lleva a cabo pocos meses después de la operación. (…) Todos ellos avalaron con evidente mala fe, aprovechándose de su acreditada solvencia de cara a la galería gracias al nombre de Nueva Rumasa, puesto que ninguno de ellos ni tenía ni tiene activo alguno a su nombre, al menos en España, y tampoco lo tenía la entidad Montumo.

Recientemente han ampliado la demanda, afirmando que habrían contradicciones en las que habrían podido incurrir en las declaraciones prestadas por los Ruiz-Mateos, en las cantidades destinadas a las obras de remodelación del hotel y si efectivamente tuvieron lugar o no, no habiéndose aportado hasta ahora factura o justificante acreditativo alguno del importe de las obras en dicho hotel que permita acreditar su efectiva realización. Además se añade la posible comisión de un delito de alzamiento de bienes en referencia a la constitución de una hipoteca a favor de Santander Factoring & Confirming, tiempo después de la interposición de la querella.

Veremos cómo se resuelve este asunto, al más puro estilo Falcon Crest.

Archivado en Curiosidades, España, Fraude, Nueva Rumasa
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs