Contra viento y marea: Los Goya y los discursos de sus ganadores

Contra viento y marea: Los Goya y los discursos de sus ganadores

COMPARTIR 0 TWITTEAR

“Contra viento y marea” la sección de CapitaLibre con ganas de polémica, debate e intercambio. Los miércoles, ese día de la semana anodino, en el que llevamos dos trabajados y nos faltan dos para volver a descansar, ya no volverán a ser tristes y aburridos, sino el día que un humilde servidor, contra viento y marea, defenderá sus ideas y posturas contra artículos y opiniones que no comparto.

capitan-talisker

Ridículo y vergüenza. Esas son las únicas palabras que puedo relacionar con la última edición de los premios Goya. Por lo general Contra viento y marea suele ser un lugar donde intento mostrar mi opinión ante artículos sobre economía que no comparto. Sin embargo, no puedo dejar pasar el lamentable espectáculo que nuestros actores, actrices y demás gente de la farándula perpetraron la noche del domingo. Y no me refiero a que la gala estuviese mal organizada, presentada, dirigida o fuese aburrida, no, hablo de los comentarios que algunos de los premiados expresaron al recibir su galardón.

Comenzaré por la presentadora de la ceremonia, la humorista Eva Hache, que durante el discurso de presentación de la gala, al acabar de dirigirse al joven actor Tom Holland, dice textualmente:

¿Habéis visto como piloto el inglés no? Es que yo iba a un colegio público donde había clases.

Pues le felicito Doña Eva por haber asistido a un colegio público donde le hayan enseñado tal nivel de inglés, quizás no tenga nada que ver que haya estudiado filología inglesa en su dominio de la lengua de Shakespeare y que todo se deba en el fondo, a ese colegio público que tan bien le enseñó. Lamentablemente, el resto de estudiantes que han pasado por esas aulas, no han llegado a su nivel y de hecho, es de sobra por todos conocido la carencia que los españoles padecemos sobre el dominio de la lengua inglesa. “Anyway, i happy for you, but I don´t for the many children that suffer a public education that is of an disastrous quality in comparison with other rich countries.” Porque no más dinero en educación pública significa mejores resultados, como puede extraerse de uno de los informes más serios sobre el tema, el “Handbook of the Economics of Education” cuyos autores son Eric A. Hanushek, Stephen Machin y Ludger Woessmann:

Mientras que los indicadores cuantitativas de recursos muestran poco impacto, varios indicadores de estructuras institucionales y de la calidad de la fuerza docente pueden dar cuenta de una parte significativa de las grandes diferencias internacionales de nivel y equidad de rendimiento de los estudiantes.

Otro de los comentarios de Eva Hace fueron hacia aquellas personas que deciden marcharse de su país para no tributar los altos impuestos a los que estarían obligados. Esta frase le gustó especialmente al ministro de hacienda, Cristóbal Montoro, que recordó que muchos actores y actrices españoles que residen en el extranjero, no tributan en España y que de hacerlo, aportarían su granito de arena al bienestar de todos que tanto les preocupa. La declaración del Sr. Montoro no gustó nada a la Unión de Actores, cuyo secretario general, Iñaki Guevara dijo:

Las personas con más alto caché, como Javier Bardem o Antonio Banderas, si tributan en EEUU es porque trabajan en EEUU.

Dando muestras de que es un gran defensor de los actores, sin duda, pero que no tiene ni idea de fiscalidad internacional, pues si Javier Bardem o Antonio Banderas desean pagar impuestos en España, por el dinero que ganan en los USA, pueden hacerlo perfectamente gracias al acuerdo amistoso para evitar la doble imposición que el estado español y los Estados Unidos han firmado desde el año 1990. Por lo tanto, si los actores son gente de tan noble corazón, tan preocupados por las arcas del estado patrio y los recortes que los ciudadanos estamos sufriendo, creo yo que deberían arrimar el hombro; además, no creo que Bardem o Banderas decidan pagar impuestos en los Estados Unidos porque les sea más barato, no, eso no es digno del carácter honrado, entregado y desinteresado de los actores y actrices españoles. Estoy seguro de que la razón que les lleva a tributar en los USA es otra menos egoísta.

La segunda gran protagonista de la noche fue Candela Peña, premiada con el Goya a la mejor actriz de reparto, puso la guinda emotiva al recordar como a su padre, ingresado en un hospital público:

En estos tres años he visto morir a mi padre en un hospital público, donde no había mantas para taparlo, ni agua para darle de beber.

Trágica situación sin duda, que demostraría de por sí, lo nefasta de la gestión pública de la sanidad que sin embargo, parece que en este caso, la actriz ha sobreactuado, pues el propio hospital no ha tardado en desmentir, en declaraciones al diario ABC del director del Hospital San Lorenzo de Viladecans, Jordi Monedero:

Hay mantas para los enfermos, bebida y agua también que se da a los enfermos en todas las comidas del hospital

Si las palabras de Candela Peña eran un intento de llamar la atención sobre el mal estado de nuestra sanidad pública, quizás debería plantearse que los 49 millones de euros que el cine recibió en subvenciones en el año 2012, se destinasen al presupuesto de sanidad. O que los 39 millones que tiene previsto recibir en este año, tengan el mismo destino. Estoy seguro que con esas cantidades, ningún hospital público se quedaría sin mantas ni agua para sus pacientes.

Y por último, pero no por ello, menos importante, Maribel Verdú, la flamante ganadora del Goya a la mejor actriz. Personalmente creo que su frase pasará a la posteridad de la demagogia, el discurso fácil y ramplón, a la altura de las mejores consignas de ideologías populistas y encasilladas. Así, recordando unas palabras del director de cine griego Costa-Gravas, dijo

un sistema injusto que roba a los pobres para dárselo a los ricos

¡Olé! Hay que tener mucho amor propio para lanzar un discurso así mientras se sube a recibir un premio con un vestido de Dior y unas joyas de Bulgari, teniendo delante a personas que distan mucho de ser pobres y están mucho más cerca de ser ricos. Hay que tener mucho valor para criticar un sistema que les permite alcanzar esos niveles de vida, que les otorga el lujo de criticarlo mientras brindan con el champán más caro. Ella, que se erigió como la representante de los ciudadanos que viven sufriendo una hipoteca o un desahucio, que sea ella precisamente, la que no muy atrás en el tiempo, publicitó un anuncio sobre productos hipotecarios. Lo dicho, hay que ser muy valiente, o bien, muy hipócrita y poseer dosis muy altas de enorme desfachatez.

La gala de los Goya, supuso para mí un ejemplo magnífico de lo que el psicólogo Leon Festinger llamó de disonancia cognitiva, que el psicólogo Miguel A. Vadillo define como un estado en el que:

las personas nos sentimos incómodas cuando mantenemos simultáneamente creencias contradictorias o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos.

Y de toda la vida a esa incoherencia entre lo que uno realmente piensa y hace, se le ha llamado hipocresía.

Archivado en Capitalismo, Crisis, Economía, Estado del Bienestar
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs