Contra viento y marea: Claudio Lozano, el llamado economista del Papa

Contra viento y marea: Claudio Lozano, el llamado economista del Papa

COMPARTIR 0 TWITTEAR

“Contra viento y marea” es la patente de corso que Capitalibre me brinda para abordar aquellos barcos que se acercan a sus aguas y obtener su botín. Sin piedad, a filo de sable y sin dejar supervivientes. Los miércoles olerán a sal, mar, pólvora y emoción. Si estás dispuesto a dejar la tranquila costa y enrolarte en mi navío, se bienvenido grumete, pero prepárate para luchar, pues no hay artículo suficientemente duro ni columnista suficientemente fuerte al que no haga frente.

capitan-talisker

Hace ya una semana que el protodiácono Jean-Louis Tauran anunciaba al mundo la elección papal del cardenal Jorge Mario Bergoglio, que tomaba el nombre de Francisco. La noticia tiene en principio poca relevancia económica, obviando la siempre poderosa influencia de la Santa Sede. Sin embargo, resulta que Su Santidad tenía, cuando era cardenal, un economista de referencia, el diputado por el Frente Amplio Progresista (F.A.P.) Claudio Lozano. Intrigado por su figura y pensamiento, decidí ver quién era esa economista que tan buenas relaciones mantenía, y mantiene, con el actual Sumo Pontífice.

No entraré en detalles biográficos, los interesados pueden consultarlos en el apartado “biografía” de su blog personal. Me interesan, como es de esperar, más sus ideas económicas. Así mismo se percibe como:

Estoy dentro del pensamiento estructuralista, heterodoxo, keynesiano, recupero aportes marxistas y mantengo una distancia muy profunda respecto del neoliberalismo.

Pero más allá de las etiquetas que él mismo se quiera pegar o nosotros podamos pegarle, es mucho más interesante conocer sus opiniones sobre temas candentes de la actualidad, sobre todo argentina y latinoamericana, que es donde él más se explaya. Evidentemente, sería imposible exponer en la longitud de un artículo de estas características todas sus opiniones, pero he seleccionado algunas que por su relevancia y tema, considero que aportan mucha luz a la hora de conocer a Claudio Lozano como economista y de paso, intuir cuales son las posturas del actual Papa en temas económicos.

Primera cita:

Exponentes de una redistribución del ingreso importante son (el presidente) Evo Morales, (el presidente) Correa y (el expresidente) Chávez. Allí hubo transferencia de ingresos con políticas sociales que produjeron una fuerte modificación de los problemas de la población más postergada.

Si analizamos los datos disponibles, siempre difíciles de conseguir en lo referente a la pobreza en estos países, nos dicen otra cosa bien distinta. En el caso de Bolivia, el informe “Bolivia: La economía bajo el gobierno de Morales” del Centro de Investigación en Economía y Política (C.E.R.P.), nos dice que tanto la pobreza como la pobreza extrema no se reducen, sino que que mantienen a pesar de esas políticas de redistribución. En Venezuela, el gasto financiado gracias al precio del petróleo, ha reducido según cifras oficiales, la pobreza del país de manera sorprendente, pero ha provocado una serie de condiciones económicas que demuestran la cita del “pan para hoy, hambre para mañana”.

Y es que las políticas redistributivas que ha realizado el gobierno chavista han ido orientadas a reducir la brecha de los ingresos, es decir, que los pobres aumentasen su renta real, además de los programas gubernamentales, llamados “misiones”, para permitir el acceso de la población a sanidad, educación y mercancías que el gobierno ha considerado de primera necesidad como alimentos, por ejemplo. Sin embargo, las consecuencias no deseadas de esa acción, han provocado por un lado, una inflación que el gobierno no es capaz de controlar, llegando incluso fijar el cambio de divisa del bolivar con el dolar, en un intento inútil, ya que la el precio de la moneda venezolana en el mercado negro es de tres veces el precio oficial. La inflación descontrolada ha provocado que esas rentas hayan perdido poder de compra, es decir, la renta monetaria de los venezolanos ha disminuido gracias a la política del ex-presidente Chavez.

Por otro lado, la política de abastecimiento garantizado ha provocado un abandono de productores e industriales agrícolas, enfrentados a precios controlados que conllevaban a la ruina a sus negocios. Se ha producido por tanto, un desabastecimiento en el mercado interno venezolano que ha tenido que ser resuelto con importaciones pagadas con petróleo por supuesto. Y ahora que el precio del petróleo no permite ir seguir financiando este tipo de políticas, Venezuela se encuentra en una encrucijada peligrosa.

Segunda cita:

haber apoyado la reestatización del sistema jubilatorio y de Aerolíneas….

Claudio Lozano como diputado argentino, votó a favor de la nacionalización del sistema de pensiones argentino y de la compañía aérea Aerolíneas Argentinas. Sin embargo, ahora se muestra crítico con la situación y la gestión que tanto el sistema nacional de jubilación como de AR (código IATA de la aerolínea). Resulta que el primero ha visto como su fondo ha sido usado por la actual presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, como herramienta de apalancamiento e intermediación financiara para financiar el gasto estatal. Por otro lado, Aerolíneas Argentinas se come cada vez más dinero del presupuesto público sin dar visos de una mejora en su gestión. Lo que más me extraña de esta cita es que el Sr. Lozano se sorprenda de lo ineficiente de la gestión pública.

Tercera cita:

Queremos al Estado invirtiendo en infraestructura de transporte y energía, y favoreciendo la orientación de la inversión privada porque a nosotros nos preocupa no sólo la cuantía sino el destino.

Que viene a decir que el Estado no solo invertirá el dinero de los argentinos donde considere oportuno, sino que incluso hará de guía u orientador de la inversión privada, decidiendo por los inversores cual es el mejor destino de su dinero. Tan poco confía en el mercado, que incluso considera que el gobierno es el único que conoce el óptimo lugar a donde los empresarios deben caminar.

Conclusión

Un economista que defiende tesis populistas, intervencionista y que no oculta sus predilecciones por el marxismo, a pesar de que la historia ha demostrado lo peligrosos de esas ideas y sus nefastas consecuencias que sufre cualquier economía allí donde se han aplicado. En el fondo, no es una postura muy alejada de las tesis económicas de la Iglesia, que aunque defensora del capitalismo y del sistema de mercado, si muestra una inclinación por las posturas más intervencionistas, como no podía ser de otra forma, de una institución que tan poco valora al individuo frente a la idea de la comunidad.

Archivado en Deuda Pública, Estado del Bienestar, Inversiones, Mercados financieros, Teoría Económica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs