¿Cómo entender el balance de situación de tu empresa?

¿Cómo entender el balance de situación de tu empresa?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

empresario-agobiado-balance

Hay que recordar a todos los que estáis empezando en vuestra empresa, que si no sabéis muy bien de cuentas, lo mejor es delegar en un profesional para que no haya problemas financieros. Cuando queremos tener claro nuestra situación económica lo mejor es recurrir al balance de situación.

¿Qué es el balance de situación?

El balance de situación es un estado contable de naturaleza estática que representa la situación económica y financiera de la entidad en un momento dado: el día de formalización del mismo. Este balance expresa el valor del patrimonio de la empresa, ordenando en masas patrimoniales, de acuerdo al modelo formal establecido por el Plan General Contable.

¿Cómo funciona el balance de situación?

Se configura a partir de un proceso de agregación de la información contable, de un período económico, contenida en los documentos de registro continuo, que son el libro diario y el libro mayor. En conclusión, el balance de situación es un documento de síntesis. Consta de dos partes: la estructura económica o ACTIVO (inversiones) y la estructura financiera o PASIVO + NETO (fuentes de financiación).

Las masas patrimoniales del balance de situación

El balance de situación ordena todos sus elementos en tres masas patrimoniales: ACTIVO, PASIVO Y NETO, que a su vez el activo y el pasivo se subdividen en activo corriente y no corriente y en pasivo exigible corriente y pasivo exigible no corriente respectivamente.

El ACTIVO

La masa patrimonial del activo comprende bienes y derechos propiedad de la empresa o controlados por la misma. Son recursos que la empresa espera obtener beneficios económicos en el futuro, estos recursos deben ser útiles a la empresa mediante su uso o mediante su uso o mediante su venta, tanto los bienes como los derechos deben ser susceptibles de valoración en unidades monetarias (con fiabilidad) y han de estar relacionados con sucesos del pasado. Los bienes y derechos del activo constituyen la materialización, destino o inversión de los recursos financieros.

Activo Corriente

Es el conjunto de elementos patrimoniales de carácter temporal que permiten la realización de la actividad objeto de la entidad. Constituyen un empleo cíclico, son elementos con los que opera la empresa en su ciclo normal de explotación, forman parte del ciclo dinero-mercancías-dinero, se convierten en liquidez mediante su venta, genera el beneficio de explotación y se clasifica en masas patrimoniales más pequeñas:

  • Existencias: son activos poseídos para ser vendidos en el curso normal de la explotación, su transformación en liquidez está supeditada a su realización o venta (mercaderías, materias primas y productos terminados).

  • Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar: son derechos de cobro originados en operaciones comerciales y otras cuentas a cobrar por la empresa, su conversión en liquidez está supeditada a los plazos convenidos, como clientes, efectos comerciales a cobrar, deudores varios, administraciones públicas deudoras, etc.

  • Inversiones financieras a corto plazo: son de carácter temporal (<1 año). Se distinguen las inversiones en empresas del grupo y asociadas de las inversiones en empresas no vinculadas. También incluye los intereses devengados. Se meten en este grupo las inversiones financieras a corto plazo en instrumentos de patrimonio (acciones adquiridas con fines especulativos), valores representativos de deuda a corto plazo (obligaciones y bonos), créditos a corto plazo e imposiciones a corto plazo.

  • Efectivo y otros activos líquidos: son elementos de liquidez instantánea, como caja euros, caja moneda extranjera, bancos c/c, cuentas de ahorro, etc.

Activo no corriente

Es el conjunto de elementos patrimoniales de carácter duradero que forman el aparato productivo de la entidad. Se caracterizan por constituir un empleo acíclico, están destinados a asegurar la vida de la firma, es un “gasto” plurianual (activo que se consume en varios años), no se destinan a la venta y se convierten en liquidez paulatinamente a través de un adecuado proceso de amortización (exceptuando los terrenos, que no se amortizan). Como el activo corriente, éste también se clasifica en masas patrimoniales más pequeñas:

  • Inmovilizado intangible: son elementos patrimoniales sin sustancia física o naturaleza corpórea, formado por derechos susceptibles de valoración económica (investigación, desarrollo, concesiones administrativas, propiedad industrial, fondos de comercio, derechos de traspaso y aplicaciones informáticas).

  • Inmovilizado material: son elementos patrimoniales tangibles, muebles e inmuebles, propiedad o controlados por la empresa. Se usan para el ejercicio de la actividad de ésta y para fines administrativos. Son los terrenos, los edificios, las instalaciones técnicas, la maquinaria, el utillaje, el mobiliario, los equipos para proceso de información, los elementos de transporte, etc.

  • Inmovilizado material en curso: son elementos patrimoniales en adaptación, construcción o montaje. No están en condiciones de uso. Están en un grupo a parte porque mientras no se usen no amortizan (construcciones en curso, maquinaria en montaje, instalaciones técnicas en montaje, etc.).

  • Inversiones financieras a largo plazo: son elementos patrimoniales que constituyen inversiones permanentes en valores negociables a largo plazo. Se distinguen de las inversiones en empresas de grupo y asociadas de las inversiones en empresas no vinculadas. Se hacen con intención de “guardarlas” a largo plazo y no se amortizan. En este grupo, resaltan las inversiones financieras a largo plazo en instrumentos de patrimonio (acciones adquiridas con fines de control o influencia…), valores representativos de deuda a largo plazo (obligaciones y valores de renta fija), créditos a largo plazo e imposiciones a largo plazo.

El PASIVO EXIGIBLE

Se trata de obligaciones actuales contraídas por la empresa como consecuencia de la adquisición de bienes o servicios. Su característica principal es la obligatoriedad de pago o devolución (a corto o largo plazo). Constituyen las fuentes de financiación ajenas y junto con el patrimonio neto, son el origen de los recursos que financian al activo. El pasivo se ordena de menos a mayor exigibilidad (lo menos exigible es el patrimonio neto y lo más exigible las deudas a largo plazo).

El pasivo exigible representa el capital financiero obtenido a partir de créditos otorgados a la empresa por terceros, y que éste ha de reintegrar a sus vencimientos. Son obligaciones de pago con acreedores, proveedores, administración pública, bancos, etc. La entidad debe establecer un equilibrio adecuado de disponibilidades con el fin de poder atender a la devolución de sus pasivos exigibles (cubrir las deudas en su momento). A su vez, el pasivo exigible, se clasifica en otras masas patrimoniales atendiendo al grado de exigibilidad:

Pasivo exigible corriente

Representa créditos obtenidos por la empresa con vencimiento a corto plazo. Son recursos de apoyo para atender necesidades inmediatas de explotación. También es denominado pasivo comercial, exigible a corto plazo, deudas a corto plazo… . Deben destinarse a la adquisición de elementos del activo corriente (equilibrio financiero: devolver el pasivo a su vencimiento) y pueden revestir la forma de éstos (entre otros):

  • Crédito comercial o de provisión
  • Crédito bancario
  • Crédito administrativo
  • Crédito del personal

Pasivo exigible no corriente

Representa créditos obtenidos por la empresa con vencimiento a largo plazo (superior al año), forma parte de los capitales permanentes. Se destina a financiar inmovilizado y parte del activo corriente circulante. Su utilización debe responder a una adecuada planificación financiera, teniendo en cuenta el coste de los recursos. El coste del pasivo exigible a largo plazo hay que relacionarlo con la rentabilidad de los activos a los que se aplica. Entre otros elementos recoge:

  • Obligaciones y bonos (empréstitos)
  • Deudas a largo plazo con entidades de crédito
  • Deudas a largo plazo

El PATRIMONIO NETO

Es la parte residual de los activos de la empresa una vez deducidas todas las obligaciones. Constituyen fuentes de financiación propias de la empresa (recursos propios) y junto con el pasivo exigible, constituyen el origen de los recursos que financian el activo.

El patrimonio neto representa el capital financiero obtenido a partir de aportaciones a la empresa a título de capitalista o generados por la empresa y no distribuidos. Son recursos a largo plazo: la devolución a los aportantes no se realizará mientras la empresa esté en funcionamiento, salvo que se acuerde una reducción de capital. El neto forma parte de los capitales permanetes y pueden destinarse a financiar inmovilizado y capital circulante (reservas).

En el siguiente cuadro, resumimos cómo se representa un balance de situación esquemáticamente:

Balance-de-situación-esquema

En el activo se ordenan los elementos de menor a mayor liquidez y el pasivo de menor a mayor exigibilidad. El pasivo exigible junto con el neto, representa el capital financiero de la firma recogiendo los recursos financieros de la empresa (capitales según su origen) y representan el origen de los fondos que se han aplicado a la adquisición de activos, por lo cual se establece esta ecuación fundamental del patrimonio:

ACTIVO = PASIVO + PATRIMONIO NETO

Aunque es un post bastante largo, en Capitalibre confiamos que sea útil y aunque parezca complicado y largo, se termine viendo que es bastante sencillo y sólo es ordenar todo lo que haya en distintas masas patrimoniales para que haya un orden en la empresa. Mucha suerte a todos los empresarios principiantes con la contabilidad.

Archivado en Activos, Conceptos, Contabilidad, Empresarios, Empresas, Finanzas, Teoría Económica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs