Planes de pensiones de empleo, qué son y por qué te pueden interesar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Plan de pensiones

El debate sobre los planes de pensiones de empleo no ha parado de multiplicarse en los últimos años. El pago actual de las pensiones más altas, la reducción de las cotizaciones a la seguridad social por parte del empleo actual y, en definitiva, la incertidumbre que está generándose en el mercado, está provocando que esta sea una posible salida para asegurarnos una pensión sostenible en el futuro.

Optar por la contratación de este tipo de productos a largo plazo puede ser una fórmula flexible para los trabajadores como para las empresas. Según se puede leer en Fonditel, los planes de pensiones de empleo consisten en productos de previsión creados con el fin primordial de hacer complementarias las prestaciones de la Seguridad Social en el momento de la jubilación por las sucesivas aportaciones realizadas que pueden generar rendimientos a favor del titular, conforme al perfil de riesgo del plan.

Ahora bien, ¿qué supone un plan de pensiones de empleo y por qué puede llegar a interesar al trabajador y a la compañía al mismo tiempo? Veamos por qué esta solución se ha popularizado en los últimos años.

Planes de pensiones de empleo, una oportunidad para el ahorro

Este tipo de productos tienen como principal finalidad ir generando una hucha con los rendimientos obtenidos conforme se van incorporando las nuevas aportaciones. El principal incentivo para optar por este producto radica en la desgravación en la renta que se obtiene si anualmente se realizan aportaciones. Esto hace que su atractivo haya crecido en los últimos años.

Plan de pensiones

Las aportaciones a los planes de previsión social son completamente deducibles. Esto hace que su atractivo haya crecido en los últimos años.

Del mismo modo, la obtención de una complementación de la pensión derivada de las aportaciones a la Seguridad Social hace que podamos disfrutar de una cuantía mayor en el momento de la jubilación.

Este tipo de planes de pensiones, dado el volumen de su demanda y oferta, ha encontrado fórmulas para que no sean únicamente las compañías multinacionales las que puedan acceder a ellos. De hecho, ahora se realizan planes pormenorizados en los que las entidades gestoras se adaptan a las necesidades de las pequeñas y medianas empresas con el objetivo de facilitar la disposición de estos productos a sus empleados.

Actualmente, existen tres modalidades; Plan de Pensiones de Empleo de prestación definida, de aportación definida y mixtos. En cualquier caso, la base diferencial es la misma, la disposición de un instrumento de ahorro-inversión a largo plazo para la percepción de una compensación mayor durante la jubilación.

Ahora bien, ¿cómo se pueden deducir las aportaciones por parte del empleado? Tal y como se puede leer en Rankia, las aportaciones anuales realizadas al plan de pensiones de empleo se valorará como una retribución en especie, la cual será deducible de la base imponible en el IRPF, siempre que estas sean inferiores a 8.000 euros anuales o supongan menos del 30% de los rendimientos netos totales del trabajo y actividades económicas.

Así pues, esta opción busca, principalmente, la seguridad por parte del contribuyente para contar con una pensión complementaria a la que se recibirá por parte del organismo público. A ello, además, hay que sumarle el incentivo fiscal que obtenemos por cada aportación, lo que convierte a este tipo de productos en una opción interesante que merece la pena valorar.

Archivado en Ahorrar, Ahorro, Ahorro impuestos, Ahorros, Planes de pensiones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs