Rodrigo Rato, ¿héroe o villano?

Rodrigo Rato, ¿héroe o villano?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Esta misma semana, su nombre ha saltado a la palestra de una forma cuanto menos sorprendente por su nombramiento como asesor de Telefónica para Latinoamérica y Europa. A sus 63 años tiene a sus espaldas una carrera profesional con luces y sombras: vicepresidente segundo del Gobierno de España, ministro de Economía, director gerente del FMI con una controvertida dimisión, consejero asesor en renombradas instituciones financieras y reciente fracaso en Bankia. En la entrada de hoy haré un repaso por la vida del político y economista español, Rodrigo Rato.

Rodrigo Rato primer plano Descendiente de familias empresariales asturianas -uno de sus bisabuelos llegó a ser ministro durante el reinado de Alfonso XIII y alcalde de Madrid-, licenciado en Derecho, con master en Administración de Empresas por la Universidad de Berkeley (California) y doctorado en Economía Política por la Universidad Complutense (Madrid); Rodrigo de Rato y Figaredo ha estado la mayor parte de su vida en la escena pública española.

Ministro de Economía

Su andadura política comenzó de la mano de Manuel Fraga y bajo las siglas de Alianza Popular (AP) fue candidato por Cadiz en las elecciones de 1979. No fue hasta 1981 cuando conseguiría su primer asiento en el Congreso de los Diputados. Gozó de un papel protagonista durante sus años en la oposición. Apostó por José María Aznar desde un primer momento, quien tras la victoria de 1996 le concedió la segunda vicepresidencia del Gobierno y la cartera de Economía y Hacienda.

En la segunda legislatura popular, el antiguo ministerio se dividió en dos carteras pasando a ocupar el Ministerio de Economía -conservó también la segunda vicepresidencia-. Durante dicha legislatura siguiendo la directrices internacionales fue cuando se culminaron las mayores privatizaciones del pais: Telefónica, Repsol, Argentaria o Endesa. Así es, Rato dirigió la privatización de la antigua Telefónica de España -paradojas de la vida- a donde ahora se dirige como asesor. Además, tuvo un papel muy destacado en las relaciones internacionales del Gobierno durante una de las etapas de mayor crecimiento económico de la historia de España.

Aznar lo había elegido como su sucesor en 2004 aunque como recientemente ha hecho público en su autobiografía, Rodrigo Rato rechazó la propuesta y el testigo pasó al siguiente en la lista, Mariano Rajoy, actual Presidente del Gobierno.

Director gerente del FMI

Respaldado por los dos grandes partidos políticos españoles, en junio de 2011 se convertiría en el primer español en presidir el FMI. Su gestión al frente del Fondo -cuando se estaba gestando la burbuja financiera- no fue demasiado gloriosa, ya que fue incapaz de anticipar una de las mayores crisis financiera de la historia.

Como refleja un informe interno del organismo “El FMI no anticipó la crisis, su ritmo ni su magnitud y no pudo advertir a sus países miembros”. Tan sólo tres años después, el 28 de junio de 2007, dimitió alegando razones personales. Sus críticos afirman que se escapó en cuanto vio la que se avecinaba.

Sector privado

Rodrigo Rato paseando

En lugar de volver a la política y reordenar a su partido desde la oposición, se dedicó a tareas de asesoramiento en grandes instituciones financieras. A finales de 2007 se incorporó en calidad de asesor al banco de inversiones Lazard Brothers y, más tarde, haría lo propio en el Banco Santander y en Criteria de La Caixa como consejero externo.

Bankia

En el año 2010 y en plena crisis financiera, asumió uno de los roles más difíciles de su vida tomando la presidencia de Caja Madrid. En menos de 12 meses había organizado la mayor integración financiera de la historia de España al fusionar 7 cajas de ahorros. En cuanto le fue posible, lideró la salida de la nueva entidad a bolsa, todavía cotizando en el Ibex 35. Sin embargo, fue incapaz corregir los profundos desequilibrios del nuevo banco. Por ello, Rato presentó su dimisión el 7 de mayo de 2012, días antes de la intervención de la entidad, debido a la insostenible situación y muy posiblemente presionado por el Gobierno.

A día de hoy, su gestión está siendo investigada en la Audiencia Nacional y ha sido imputado por supuestos delitos. En su declaración ante el juez, Rato negó cualquier tipo de responsabilidad y achacó el desplome de Bankia -entre otros- al expresidente Zapatero por “imponer” la cotización de la entidad y a la nueva legislación bancaria que exige unas fuertes provisiones para luchar con las insolvencias procedentes, principalmente, de las hipotecas basura.

Telefónica

El pasado viernes, Telefónica le ha nombrado miembro de los Consejos Asesores de Telefónica Latam y Telefónica Europe, que gestionan los negocios en Latinoamérica y Europa. Según fuentes de la compañía, “por su experiencia y trayectoria, ambos nombramientos -los de Rato y de Luís Abril, ex Secretario General- vienen a reforzar la visión global de Telefónica”.

En un principio no formará parte de la plantilla de empresa española y no tendrá una retribución fija sino que irá en función de sus dietas. Sin embargo, su nombramiento representa un valiente apoyo hacia su persona en un momento muy difícil, cuando está siendo investigada su gestión en Bankia y él figura entre los imputados.

Por ello, no han tardo en llegar las críticas a su reciente nombramiento desde la oposición que lo califican como “escándalo”, término demasiado habitual entre políticos.

Bien o mal, una cosa sí es evidente, la conexión entre la vida pública y el sector privado cada día es más intensa. Son varios los políticos que al abandonar sus cargos públicos se dirigen a posiciones muy bien remuneradas en el sector público, simulando moverse en una burbuja en la que hay pleno empleo y buenas condiciones laborales: Aznar en Endesa, Felipe Gonzalez en Gas Natural y Solbes en Enel, son algunos ejemplos.

Seguramente este puesto no será el último de su carrera, llena de éxitos y fracasos. Recientemente ha sido calificado como el quinto peor directivo de empresas privadas en 2012 por la revista estadounidense Bloomberg Businessweek.

¿Cuál es tu valoración, lo consideras más un héroe o un villano?

Archivado en Bankia, Empresa Privada, Escándalo Financiero, España, FMI, Política
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Fernando Sande Lago dice:

    Hace tiempo era una persona muy respetada en el mundo político y económico. Rato se ha metido en un jardín de mucho cuidado. Lo de tirar balones fuera en el caso Bankia no me sorprende ya que es habitual que los políticos no reconozcan nunca sus errores. Hace muchos años podía ir tirando a héroe. Ahora con lo de Telefónica más bien a villano…

  • Jose Luis Villar Fornos dice:

    Estos de Telefónica parece que lo hacen aposta. Dentro de poco pondrán un anuncio de empleo en los periódicos: “Si estas en paro, telefónica te ofrece un trabajo, condición indispensable: estar imputado Judicialmente. Éxito asegurado: Urdangarín, Rato y otros politicos lo pueden atentiguar”. De todos modos, lo de Rato es para estudiar aparte, no es posible que alguien con su trayectoria, esté ahora así. Para mi el gran delito de Rato fue no negarse a las presiones del gobierno tanto nacional como autónomico y del BdeE en las tres ocasiones que pudo hacerlo.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs