¿Será el comercio exterior el motor de la futura recuperación española?

¿Será el comercio exterior el motor de la futura recuperación española?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Tras meses y meses de reducción del déficit comercial, el pasado mes de marzo, según anunció el ministro De Guindos esta semana, será el primero en el que alcancemos un superávit comercial. Más allá de cifras y valoraciones lo que se puede quitar en limpio de estos datos es que el modelo de la economía española está cambiando y en ese cambio buena parte de culpa la tiene el comercio exterior, gracias al avance que están llevando a cabo las exportaciones. ¿Será este superávit comercial un indicador adelantado del futuro crecimiento económico?

Comercio exterior

El dato lo dejó caer el ministro Luis de Guindos:

“España registró en marzo su primer superávit comercial de la historia con un saldo positivo de unos 600 millones de euros”.

Sin adentrarnos en las cifras que hay detrás de toda esta noticia, vamos a detenernos en lo que realmente es importante y las implicaciones que tiene para el futuro y así intentar dar respuesta a la pregunta que tenemos por título.

Sin entrar muy a fondo en temas macroeconómicos voy a definir muy sencillamente qué es la balanza comercial y qué quiere decir que tenga un saldo positivo o negativo.

¿Qué es la balanza comercial?

Antes de nada tengo que explicaros qué es la balanza de pagos, la cual es un simple registro en el que aparecen todas las transacciones monetarias producidas entre un país y el resto del mundo. Dentro de la cual hay diferentes partidas como son la cuenta corriente, la cuenta de capital, la cuenta financiera y la cuenta de errores y omisiones.

Sin entrar en detalle con las tres últimas, sólo me paro en la primera, ya que es la que engloba a la balanza comercial que es la que nos importa. Por lo tanto, la cuenta corriente se divide en balanza comercial, balanza de servicios, balanza de rentas y balanza de transferencias.

Pero, ¿qué se registra en la balanza por cuenta corriente? Se registran los cobros y pagos procedentes del comercio de bienes y servicios y las rentas en forma de beneficios, intereses y dividendos obtenidos del capital invertido en otro país. La compraventa de bienes se registrará en la balanza comercial, los servicios en la balanza de servicios, los beneficios en la balanza de rentas y las transferencias de dinero en la balanza de transferencias.

Una vez aclaradas las diferentes secciones que hay dentro de la balanza de pagos, voy a explicaros la que nos atañe hoy que es la balanza comercial.

Es muy simple pensar que en ella se recogen las importaciones y exportaciones de un país. El saldo de la misma es la diferencia entre exportaciones e importaciones o, lo que es lo mismo, la diferencia entre los bienes que un país vende al exterior y los que compra a otros países. Esta diferencia puede ser positiva (lo cual se denomina superávit comercial) o negativa (lo cual se denomina déficit comercial). Balanza de pagos Espero que con esta breve explicación ahora sepamos un poco más acerca de este tema y poder ahora sí interpretar las palabras de De Guindos y ver las causas y consecuencias que puede tener este superávit para España.

¿Cómo interpretar este superávit comercial?

Las palabras dichas por el ministro De Guindos fueron las siguientes:

“Aunque ha habido una moderación en el ritmo de las importaciones, en el primer trimestre las exportaciones siguieron creciendo en el entorno del 4% en un contexto de desaceleración económica profunda en Europa y el mundo”.

El déficit comercial lleva bajando mes tras mes, y por fin este pasado mes de marzo dejará de ser déficit para ser superávit. Este déficit vino relajándose en los últimos meses, gracias al incremento excepcional de las exportaciones, que aumentaron más que en cualquier otro país de la Unión Europea. España es un país que por su dependencia energética, sus importaciones van a ser siempre una partida muy importante, ya que necesitamos importar petróleo y más materias primas. Exportación española Lo cual significa que si nuestras exportaciones superan a nuestras importaciones como nunca lo hicieron antes es que las cosas en este sentido se están haciendo bien. Por primera vez en la historia la tasa de cobertura será más del 100%, nuestras exportaciones cubrirán más del 100% de nuestras importaciones. Las entradas netas de capital se están produciendo y este superávit que con la zona euro y la UE ya se produce, tiene que asentarse ahora a nivel mundial.

España ya vende más que compra a Francia, Italia, Reino Unido, Portugal y Austria. Más allá de lo que digan las estadísticas, lo que si se puede quitar en limpio de esta afirmación es que el modelo de comportamiento de la economía española está cambiando, antes las exportaciones apenas tenían peso en el global de nuestra economía y ahora desde el estallido de la crisis parecen ser el motor que hará girar la máquina de nuevo.

¿Qué podemos sacar en limpio de todo esto?

España es cierto que está ganando competitividad, a través de ajustar costes y, sobre todo, a través de unos costes laborales más bajos. España está siendo ahora más atractiva para muchos inversores y muchas compañías extranjeras y muchas farmacéuticas, por ejemplo, están instalándose en nuestro país.

Pero, ¿será este superávit comercial el indicador que nos muestra que nuestro crecimiento futuro está cerca? Permítanme decir que España no está haciendo las cosas tan mal, tenemos que cambiar la mentalidad de la gente y eso lleva su tiempo, no es un cambio fácil que se lleve a cabo en pocos años, se trata de cambiar el modelo, ya que todo lo que creíamos hasta ahora o no es correcto o está obsoleto. España nunca se creía que iba a depender tanto del exterior como, en efecto, está dependiendo. Sí, vivimos en Europa y en el mundo y tenemos que abastacer a toda esa gente de fuera de lo que nosotros hacemos bien, ya sean nuestros vinos, nuestro turismo o nuestras frutas.

Ya lo llevamos haciendo desde hace muchos años, pero ahora esta práctica se tiene que intensificar y nos tenemos que dar cuenta de que es el exterior el que nos va a comprar lo que producimos, porque en España puedes vender a mucha gente, pero en el mundo hay muchísima más gente esperando a la que le puedas vender esos productos y seguro que son más que a los que puedas venderle en España.

Por eso yo veo dos requisitos indispensables para que esto salga más hacia adelante. El primero es que sin inglés no se va a ningún lado, tienes que vender tu producto en China, en Brasil o en Rusia. Tienes que comunicarte y negociar, lo cual se antoja difícil si no es en el idioma en común que tenemos todos para los negocios que es el inglés. El segundo requisito es que hay que fomentar más si cabe la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), ya no sólo las grandes, que esas tienen poder para hacerlo sin ayuda. A través de programas promovidos por las Cámaras de Comercio se tiene que ayudar a las empresas a expandirse y buscar su negocio fuera de nuestras fronteras. Y, sobre todo, fomentar más la marca ESPAÑA.Marca España Vender que somos un país grande con numerosos recursos y productos y, sobre todo, con inmejorables oportunidades para invertir ahora mismo. Y, fuera de todo esto, quitarnos de la cabeza la palabra crisis y ver que las cosas están mal porque nunca van a estar como antes, pero no porque no haya oportunidades. Nuestra manera de generar dinero está cambiando, el mundo está cambiando y tenemos que cambiar con él. España nunca se orientó al exterior y ahora es el momento más que nunca de hacerlo.

¿Nuestras exportaciones serán algún día como las de Alemania? ¿Este crecimiento que sufren nuestras exportaciones es un crecimiento con unos pilares fuertes y asentados o es porque simplemente la demanda interna bajó y hay que vender al exterior? ¿Somos un país preparado para vender al exterior y que sea esa nuestra más importante fuente de ingresos? Son preguntas que despiertan muchas dudas, pero lo que no despierta dudas es que si vamos a crecer es gracias a abrirnos al exterior y el crecimiento se verá cuando más y más PYMES se abran paso al mundo y se vea que España sigue siendo un país con mucho que aportar.

Archivado en Balanza comercial, Comercio exterior, España, Recuperación económica, Superávit comercial
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • ricardo dice:

    Buenas,

    claramente las exportaciones han subido, pero han bajado las importaciones. Eso nos indica que si fuesen manofacturas, importamos materias primas y vendemos productos elaborados (tipo alemania) no estaría tan descuadrado.

    También puede influir el empobrecimiento del país y que no se importe bienes de consumo, televisiones, coches, etc que no se fabrican aquí y se importan.

    Saludos.

  • Juananto dice:

    Esto de las exportaciones me parece un engaño alucinante. España se sostiene gracias al consumo, ese que se están cargando porque hay 6 millones de parados, a otros muchos le han reducido el sueldo, como a los funcionarios un pilar importante, y otros ciudadanos no consumen por una cosa que se llama MIEDO. Miedo a las mentiras, miedo a que esto vaya a peor, miedo a que los echen del trabajo. Este Gobierno intenta crear cortinas de humo diciendo el tema de las exportaciones, que es cierto que han crecido pero es que se han hundido en unos años el 18% de las empresas de este país, eso es una catástrofe. Es cierto que hay que potenciar los productos en el exterior, pero lo que hay que potenciar son planes de empleo para que consumamos y esta economía comience a recuperarse. Resumiendo, los economistas son historiadores económicos y videntes.

  • […] principales causas por las que el comercio exterior español se está viendo mermado, son el conflicto ruso y sobretodo el frenazo de las economías principales […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs