Criptomonedas, ¿el activo favorito de los millonarios?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Credit Suisse, famosa empresa dedicada a los servicios financieros radicada en Zurich, Suiza, dice en su Global Wealth Report 2020 que en los próximos 10 años la tenencia de 0,01 bitcoins significará que se podría estar en posesión de un billete de entrada al club de los millonarios (que para la empresa suiza son aquellas personas cuyos activos menos sus pasivos suma un millón de euros contabilizando el líquido y activos financieros o inmobiliarios), teniendo en cuenta que en la actualidad un bitcoin cuesta unos 45.800 euros la futura riqueza a día de hoy sólo requeriría una inversión de 458 euros, toda una bicoca ¿verdad? Pero lo cierto es que las criptomonedas incluida bitcoin han demostrado ser terriblemente difíciles de predecir, así que nada garantiza que esta predicción se cumpla y, para comprobar lo erradas que suelen estar las previsiones sobre el futuro de estos activos, sólo se tienen que repasar las proyecciones de este mismo año sobre cualquier criptomoneda (aunque tampoco nada impide probar fortuna al que puede prescindir de esos cerca de 500 euros, por supuesto).

La escasez de bitcoin

De forma resumida (el documento pdf está disponible en la página de Credit Suisse de forma gratuita para el que desee leerlo y sacar sus propias conclusiones), la predicción de que esos 0,01 bitcoins convertirán en una década a sus afortunados poseedores en millonarios se basa en que el número actual de millonarios del mundo es de 51,9 millones de personas (número que previsiblemente crecerá según el eje de la economía mundial termine su traslado del Atlántico al Pacífico, océano que baña las costas de algunos de los países más poblados del mundo) y que en una década se habrán minado la inmensa mayoría de los bitcoin máximos que podrán llegar a existir, lo cual (restando los 1,9 millones de bitcoins que Nakamoto se reservó hace más de una década) dejaría poco más de 19 millones de bitcoins para repartir, cantidad que hay que reducir según ciertos estudios a 14,5 millones de bitcoins, ya que millones de ellos habitan un limbo virtual que jamás podrán abandonar al haberse perdido las claves que daban acceso a ellos.

Teniendo en cuenta que esos 51,9 millones de millonarios copan el 43 por ciento de la riqueza mundial se puede extrapolar que poseerán el 43 por ciento de esos 14,5 millones de bitcoins, lo que dejaría unos pocos millones para repartir entre el resto de posibles compradores (que el estudio cifra en los siguientes 590 millones de personas que tienen un capital de al menos 100.000 euros), así que 0,01 bitcoins colocarían a su poseedor en un selecto club que se podría extrapolar a lo que hoy entendemos como millonario. Cabe destacar que esta proyección de la financiera suiza no constituye un consejo de inversión, ya que las incógnitas son muchas más que las certezas, simplemente es un grano más en la montaña de información que sirve para que cada cual saque sus propias conclusiones.

La volatilidad de bitcoin

Si escasez es la primera palabra que viene a la mente del que quiera definir bitcoin, alta volatilidad sin duda sería la segunda (lo que obviamente lo convierte en un activo bastante arriesgado a la hora de invertir), y por lo tanto a la hora de decidir cómo comprar bitcoin se deben tener muy en cuenta ambos factores, que parecen inseparables el uno del otro, ya que si en vez de decantarse por una estrategia de acumulación, tratando de aprovechar la escasez, se opera en una plataforma de trading con una estrategia de predecir y seguir la tendencia, se utilizará la volatilidad ¿Por qué? Porque el inversor opera en corto si la volatilidad lleva a bitcoin a caer, y en largo si la volatilidad lleva a bitcoin a crecer ¿Cómo es posible que se pueda operar en el mercado si está cayendo? Porque el trader no adquiere las criptomonedas propiamente dicho, sino que abre un contrato con su bróker en el cual predice que el valor acabará en una determinada cotización pudiendo ser esta menor o mayor de lo que era en el momento de abrir la posición. Esto se une al apalancamiento que posibilita operar con un dinero inicial menor que al invertir de otro modo, pero que implica asumir los importantes riesgos derivados de su uso y de activos tan altamente volátiles.

Archivado en Emprendedores, Inversiones, Rincón del Inversor
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion