Prima de riesgo y coste de la deuda

Prima de riesgo y coste de la deuda

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Sube la prima de riesgo pero ¿afecta esto de manera inmediata a los pagos de intereses de la deuda pública? Explicamos qué es la prima de riesgo y qué significa, qué son los mercados primarios o de emisión y en qué se diferencian de los secundarios y daremos las directrices que nos permitan distinguir entre la prima de riesgo y los intereses de la deuda.

Obligación emitida en el siglo XIX

Muchas veces el uso vulgar de los términos puede dar lugar a equívocos y, sin duda, estamos ante uno de esos casos. Me refiero al hecho de que últimamente leo y escucho muchas noticias en las que se habla de los preocupantes niveles que está alcanzando nuestra prima de riesgo con titulares del estilo de “El coste de la deuda española se dispara” o “El bono español rompe la barrera del 7%”. Todos sabemos la función que tiene que cumplir un titular y entiendo esos titulares sólo desde ese punto de vista. Por lo demás creo que transmiten una idea que se parece, pero no es, la realidad.

Creo que todo pasa por comentar lo que es la prima de riesgo. En su momento se decidió que el bono a 10 años alemán debería servir como referencia para el resto de la deuda emitida en euros por los distintos países (algunos economistas llaman a este tipo de referencias benchmarks pero yo prefiero el término castellano). El motivo de esta decisión fue la acertada intuición de que, dentro de la zona euro, Alemania seguramente iba a ser la economía que mejor se comportase, la que menos riesgo mostrase.

Cuando un país emite deuda, lo hace en un mercado financiero que se denomina mercado primario. Por ejemplo, cuando España emite deuda se organiza una subasta a la que se puede acudir libremente pujando por el precio de compra de unos títulos (los Bonos y las Obligaciones del Estado) que van a pagar unos intereses anuales fijos y conocidos de antemano, o por otros (las Letras del Tesoro) que no pagan intereses porque son emitidos a corto plazo. En las Letras del Tesoro la rentabilidad se genera únicamente porque se compran con descuento (es decir que por una letra que vale 1.000 euros dentro de seis meses, hoy pagamos por ejemplo 991 euros), mientras que para los Bonos y las Obligaciones del Estado dicha rentabilidad depende de más factores (y el tipo de interés que van a pagar es uno de ellos).

Pero una vez que la deuda ha sido emitida y colocada entre los inversores, éstos pueden operar con ella libremente, comprándola y vendiéndola en el mercado. Este mercado se denomina mercado secundario. Estas operaciones definen el precio de la deuda pero, y esto es importante, no afectan a los intereses que dicha deuda había prometido (ni al importe a recibir dentro de unos meses en el caso de las Letras del Tesoro).

Ahora parémonos un poco a pensar en nuestra Letra del Tesoro. Si dentro de seis meses nos van a dar 1.000 euros y hoy hemos pagado por ella en el mercado secundario 990 euros, la rentabilidad que vamos a obtener durante esos seis meses es de 10 euros (1.000 – 990) sobre los 990 euros que hemos pagado, es decir un 1,01% (10/991) en seis meses. Este porcentaje debidamente anualizado es lo que se usa como precio de la deuda no solo para las Letras del Tesoro, sino también para los Bonos y las Obligaciones del Estado (en estos hay que tener en cuenta más factores como los intereses que van a pagar en el futuro).

Robot de Twitter (@primaderiesgobot) que informa de la evolución de la prima de riesgo cada 10 mins.

El resultado, expresado en puntos básicos (es decir, en centésimas de puntos porcentuales), de la comparación de ese precio de mercado del bono a diez años español y del bono a diez años alemán es la conocida prima de riesgo. Es claro que si nuestro bono pierde valor, la rentabilidad que va a ofrecer sube. Si el bono alemán no varía, esa subida en la rentabilidad de nuestro bono es la subida de la prima de riesgo. Y viceversa, claro. Pero lo que es importante es darnos cuenta de que el bono sigue pagando los mismos intereses que iba a pagar; en otras palabras, que el coste actual de la deuda no ha variado (aunque sí lo haya hecho la prima de riesgo).

Entonces ¿no debemos de preocuparnos de la prima de riesgo? Ciertamente sí, porque la prima de riesgo actúa como un indicador de lo que va a pasar en las próximas subastas en el mercado primario: si la prima de riesgo sube, lo más probable es que el Estado tenga que elevar el tipo de interés que paga en sus letras, obligaciones y bonos para colocar toda la deuda que quiere emitir a un precio razonable (recordemos que las emisiones del mercado primario son por subasta). ¿Quién va a querer comprar deuda que le ofrece una rentabilidad del 5% si en el mercado secundario puede obtener rentabilidades de un 6% o un 7%?

Archivado en Bonos del Estado, Deuda Pública, Letras del Tesoro, Mercado Primario, Mercado Secundario, Mercados financieros, Obligaciones del Estado, Prima de Riesgo, Renta Fija, Tesoro Público
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs