Si piensas acogerte al plan PIVE, no te olvides de Hacienda

Si piensas acogerte al plan PIVE, no te olvides de Hacienda

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El sector del motor está cada vez más tocado por la crisis y las ventas ya sea en vehículos nuevos o usados siguen cayendo trimestre tras trimestre. El plan Pive pretende impulsar la balanza hacia el híbrido, eléctrico-combustible, ahora bien, ¿sabemos qué implicaciones tiene este plan? Mejor echar un vistazo a nuestro análisis antes de acogeros a las ofertas de los concesionarios ahora que finaliza el año.

La fiscalidad del plan pive

Todo apunta a que la situación de los concesionarios españoles no va a mejorar en el último trimestre según las previsiones de las asociaciones del sector. En el último Congreso Nacional de la Distribución organizado por Faconauto, una consultora afirmó que se cerrará el año con un total de 715.500 matriculaciones, lo que supone un 12% menos que en 2011. Ante este escenario, Faconauto solicita al gobierno la prolongación del plan PIVE de ayuda a la renovación del parque automovilístico durante todo 2013. ¿Los motivos? Se argumenta que 2013 será un peor año para las ventas, puesto que será el primer año completo en el que el tipo impositivo del IVA sea del 21%.

El origen del plan PIVE lo encontramos en los esfuerzos que están realizando todas las asociaciones del sector, entre las que se encuentra Anfac, Ganvam, Faconauto y Aniacam, por encontrar un punto de encuentro en el que trabajar para la mejora del sector.

Desde el pasado primero de octubre y hasta el 31 de marzo de 2013 -mientras no se determine lo contrario- estará en vigor esta ayuda para la compra de automóviles más ecológicos a través del denominado Plan PIVE, en tanto en cuanto no se agoten los fondos destinados, 75 millones de euros. Se trata de una subvención de 2.000 € para la adquisición de vehículos nuevos -o que tengan hasta un año de vida- que cumplan determinados requisitos de protección del medioambiente y siempre que se entregue un vehículo con más de diez años de antigüedad o doce si se tiene fines comerciales. ¿Quién paga esta subvención? El fabricante realiza un descuento sobre el precio de 1.000 € -cosa que ya era costumbre- y los 1.000 € restantes los subvenciona el Estado.

Ahora bien, como la mayor parte de subvenciones para personas físicas, está sujeta a IRPF. En este caso, se trata de una ganancia patrimonial que forma parte de la parte general de la base imponible, lo que significa que tributa al tipo marginal, es decir, el que es creciente con los ingresos. Eso sí, únicamente la parte que corresponde a la ayuda del Estado, la de los fabricantes no cuenta. Podéis consultar las tablas para 2012 en el análisis sobre retenciones que os hemos preparado recientemente.

Es importante que tengáis en cuenta, además, otra cuestión: el hecho de obtener ganancias patrimoniales es un imperativo para presentar la declaración de la renta. Es decir, personas que por sus ingresos no estarían obligados a presentar la renta 2012, pasarán automáticamente a estar obligados por el hecho de acogerse a la subvención.

Archivado en España, Fiscalidad, Impuestos, IRPF, Plan PIVE
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs