Los desahucios en Europa: El caso alemán

Los desahucios en Europa: El caso alemán

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Para la sociedad alemana los desahucios que tienen lugar diariamente en nuestras ciudades fueron casi desapercibidos. Pero un caso hace unos días despertó a la sociedad. Una anciana enferma, se retrasó en pagar el alquiler. La residente de Berlín, logró junto con un grupo que lucha contra los desahucios que se pospone la fecha inicial en febrero. Al final, la señora fue obligada a dejar el piso el nueve de abril y falleció pocos días después en un asilo para personas sin hogar. Ahora se está criticando a los juzgados de Berlín que no se debería haber sacado a una persona con tan mal estado de salud de su piso.

berlin-67-jaehrige-stirbt-nach-zwangsraeumung

El eco mediático fue grande y la primera vez se discutió si los desahucios de esta manera eran en acuerdo con el Grundgesetz (así se llama la constitución alemana). Por la situación en España y la sentencia del corte europeo de derechos humanos (que también fue cubierto mucho en los medios alemanes), los grupos alemanes que luchan contra los desahucios se sienten afirmados en que la legislación también debería cambiar en Alemania.

La gran diferencia entre Alemania y España es la forma de habitar una vivienda. Mientras en España la mayoría se compra una casa, en Alemania la mayoría de la gente alquila. En el caso del alquiler el dueño tiene el derecho de iniciar el proceso legal del desahucio en cuando el arrendatario tiene una deuda del alquiler de más de dos mensualidades.

snob-schild Sin embargo, en ningún caso se desahucia un piso directamente, sino que se tarda normalmente muchos meses hasta que los jueces declaran al desahucio legítimo. Durante este tiempo se puede intentar encontrar un acuerdo entre ambas partes. Pero de momento los precios de los alquileres en las grandes ciudades alemanas suben a un ritmo de 10% al año. Los dueños no tienen interés en llegar a un acuerdo sino de hacer nuevos contratos con alquileres más altos. Personas jubiladas o familias de clase media-baja no pueden permitirse pagar más. Por eso en algunos barrios de Berlín la población “autóctona” está dejando poco a poco su barrio y es reemplazada por personas que tienen suficientes recursos financieros para pagar los nuevos alquileres.

En Alemania los contratos no están referenciados al índice de la inflación y suelen ser por un tiempo indefinido. Si el dueño quiere aumentar la mensualidad es legalmente posible, pero el arrendatario puede rechazar fácilmente el aumento con argumentos en contra, como la falta de reformas, instalaciones antiguas. La ley está muy a favor del inquilino en estos asuntos. Entonces éxiste un gran interés en formalizar nuevos contratos cuando se tratra de una época de alza de precios.

No obstante muchos arrendadores han de soportar a personas que se aprovechan de la lentitud del proceso legal de desahucio. Es un fenómeno que se llama “nómadas de alquiler”. El inquilino deja de pagar de un día al otro y se queda en el piso hasta que llega la carta del juez con la fecha del desahucio. Los “nómadas” dejan el piso en un estado fatal y es difícil responsabilizarles después por todo el daño.

En el caso de una propiedad hipotecada los bancos suelen iniciar el proceso legal del desahucio cuando no se ha efectuado tres pagos. Aunque hay casos donde los bancos no eran dispuestos de negociar, muchos bancos vuelven a negociar las cuotas si el deudor tiene la capacidad de cumplir con la nueva cuota (más baja). Los bancos no tienen mucho interés en quedarse con una vivienda porque es más rentable tener al deudor pagando una cuota (aunque sea menor), dado que los intereses ahora mismo son bajos y en las subastas no se puede esperar un precio alto si no son edificios con muy buena ubicación (que pertenecen a personas que apenas tienen problemas financieros).

En Alemania la mayoría de los desahucios corresponde a inquilinos que no pueden (o quieren) pagar el alquiler. El problema del fuerte incremento de alquileres en las grandes ciudades atrajo muchos inversores que no tienen ningún interés en mantener antiguos contratos y por eso les viene bien tener una razón para deshacerse de los antiguos inquilinos. La sociedad despierta para quejarse contra los desahucios de personas en situaciones precarias e incluso para hacer frente a la amplia gentrificación (un barrio se pone de moda y la población antigua poco a poco se tiene que marchar porque ya no pueden pagar los precios de las viviendas).

Archivado en Alemania, Alquileres, Desahucios, Hipotecas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs