Mini préstamos on line, un modesto espaldarazo económico para soñar con ser Subway

Mini préstamos on line, un modesto espaldarazo económico para soñar con ser Subway

COMPARTIR 0 TWITTEAR

mini préstamos on line liquidez

Si el mítico concurso televisivo “Un, dos, tres” todavía se emitiera y nosotros anduviésemos en la tesitura de concursar, quizás el presentador nos pidiera que definiésemos con palabras sueltas la situación económica actual. En ese caso, seguramente dispararíamos en primer lugar conceptos como emprender y mini préstamos. Sí, porque desde todos los planos nos llega la arenga de que fundemos nuestros propios negocios y, por otro, el mutismo de los bancos nos obliga a rascar otras fuentes de financiación como las empresas que conceden préstamos y que con esta crisis han echado raíces hasta la página 300 (por citar un número) de los buscadores de Internet. Pero quizás no sepas que estos pequeños espaldarazos económicos sirven para algo más que cubrir gastos coyunturales, pues también puedes ser Subway con ellos mediante. De hecho, emprendimiento y préstamos rápidos nunca hicieron tan buenas migas.

Así, el mantra de que nos animemos a montar una empresa capaz de lidiar con el desempleo imperante nos aboca a las aceleradoras de empresas, a empaparnos de cultura emprendedora con manuales y cursos, además de empezar a desentrañar Internet para erigir ahí nuestro negocio pues la Red, según pregonan muchos, está plagada de ideas modestas, pero concebidas precozmente, y que se han asentado con la fuerza que en su día caracterizó a los Henry Ford de la época.

Sin ir más lejos, Jeff Bezos urdió en 1994 una idea simple, pero que ha resultado el germen de un imperio: una librería on line. Quizás algunos ya hayan reconocido los trazos embrionarios de una multinacional llamada Amazon que hoy factura millones y que, en su día, se granjeó el escepticismo de los entendidos que tacharon de locura abandonar un cómodo puesto en una firma de Wall Street para hacer sitio al gusanillo emprendedor. Es tal su fortuna que, en 2013, este visionario de los carritos on line, se convirtió en el propietario de un periódico tan reputado como The Washington Post. Casi nada el rotativo que se merendó… ¿Dónde están ahora los “risitas” de 1994?

En España también contamos con cabezas pensantes que posaron sus ojos en la Red en un tempranero 1995. En esa fecha comenzó a rodar el primer comercio electrónico en España de mano de los hermanos Barrabés. Así comenzaron a despachar pies de gato, piolets y material de montaña por España a golpe de click.

Desde luego, todos estos imperios se fraguaron mediando una importante inversión que excede de la ayuda que puede dispensarnos un mini préstamo on line, pues éstas son cantidades que no suelen rebasar los 600 euros y que nos exigen un breve espacio de tiempo para su devolución (unos treinta días).

Sin embargo, la historia nos procura gestas de grandes marcas que emprendieron su carrerón con un capital más bien escasillo. De este modo, la cadena de bocadillos Subway empezó a funcionar en 1965 con tan solo una inversión de 1.000 dólares y con la ambición de destinar sus ganancias a sufragar los estudios universitarios de su fundador, Fred De Luca.

Quizás esta historia peque de polvorienta, pues ha llovido mucho desde 1965, año en que la mítica banda The Doors empezó sus gorgoritos rockeros. Por lo tanto, será mejor que rememoremos los inicios de otra empresa que comenzó en 2005 con cien dólares y que ha derivado en una compañía que factura millones de dólares al año. Éste es el caso de M & E Painting cuyo creador, Matt Shoup, tras ser despedido de una empresa dedicada al ramo de la banca hipotecaria, decidió ir puerta por puerta para ofrecer sus servicios como pintor; una profesión que había ejercido durante sus años universitarios y que entonces trataba de rescatar como medio de vida para él y su familia. Invirtió poco dinero, pero sí que le dedicó tesón y obtuvo la solidaridad de sus amigos que le ayudaron en su empeño empresarial, así que en año y medio ya había conseguido recaudar 500.000 dólares.

Por lo tanto, estos ejemplos refrendan que a veces con muy poco dinero, se pueden gestar las más grandes hazañas empresariales sin necesidad de pedir audiencia a un banco. De modo que si esas perras no obran en tu cuenta de ahorro, pero tienes una idea que te empuja a saltar al ruedo empresarial (sea ésta de naturaleza punto com o no), quizás debas considerar decantarte por los mini préstamos on line que te pueden dispensar ese pequeño empujón económico que tal vez te haga grande.

Archivado en emprende, liquidez, mini préstamos, rápido
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs