El control estratégico y el control financiero

El control estratégico y el control financiero

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Frontal de una muralla

Dentro de la dirección empresarial, se establecen tres modelos básicos de dirección de la oficina central: planificación estratégica, control estratégico y control financiero.

Como ya vimos, la planificación estratégica es una opción en la que los directivos del centro corporativo participan activamente en la elaboración de las estrategias, dando prioridad a los objetivos a largo plazo.

Vamos ya a diferenciar entre el control estratégico y control financiero.

Control financiero

La participación de la oficina central en las decisiones estratégicas es relativamente baja, mientras que el control seguido es de tipo financiero estricto. Las unidades de negocio son las que definen sus propias estrategias.

  • La oficina central suele ser muy reducida ya que no necesita departamentos centralizados

  • El modelo de control seguido es el financiero estricto, se fija a las empresas objetivos financieros a C/P

  • Las ventajas de este modelo son que trata de fomentar una motivación alta en los directores de negocio. Los criterios de éxito por los que se les va a controlar son más claros y definidos, el control financiero estricto elimina la posible complacencia con malos resultados transitorios y exige al máximo a los directores de negocio

  • Inconvenientes como consecuencia de su excesiva orientación hacia el C/P, como la aversión al riesgo y poco interés en la búsqueda de ventajas competitivas a L/P. Un control demasiado estricto puede generar excesiva competencia o presión. Se critica la falta de implicación de la oficina central en el diseño de una auténtica estrategia corporativa que dé coherencia a la empresa en el más L/P

  • Adecuado para los grupos con mayor diversidad interna

Control estratégico

Intermedio entre los dos anteriores, combina una moderada influencia en la planificación con un estricto control estratégico. El centro corporativo ayuda a las empresas a elaborar sus estrategias pero dejando la iniciativa en el desarrollo de planes a los directores de negocio. La oficina central revisa y critica los planes controlando así la calidad de la estrategia competitiva definida.

  • El tamaño de la oficina central es menor que en el modelo de planificación estratégica. Puede tener también algunos servicios centrales

  • El modelo de control seguido es el estratégico estricto, los objetivos se fijan pensando tanto en metas estratégicas como en resultados financieros y se espera que los directores alcancen ambos. Se busca un equilibrio entre resultados financieros a C/P y resultados estratégicos a L/P

  • Trata de aprovechar las ventajas de los anteriores, evitando los inconvenientes. Permite mejorar la calidad de las decisiones estratégicas facilitando la orientación de la empresa a L/P, manteniendo a un tiempo la motivación con base en los resultados financieros. Pero su mayor riesgo también se deriva de ser un modelo intermedio. Simultanear objetivos a C y L/P puede causar confusión, aversión al riesgo y maniobras de tipo político en torno a los grupos de poder

  • Adecuado para los grupos de negocios diversos pero con entornos y factores clave de éxito similares

El estilo final que se adopte en cada empresa debería reflejar la naturaleza del negocio, los recursos financieros y directivos.

Archivado en Control estratégico, Control financiero, Diversificación
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs