Consejos para conseguir una saneada economía doméstica

Consejos para conseguir una saneada economía doméstica

COMPARTIR 0 TWITTEAR

5603872505_e0f7ccf30d_b

Aproximadamente desde hace cinco o seis años, la economía está sufriendo importantes desajustes, provocándose una recesión económica que afecta a todos los sectores a nivel nacional, y la misma produce a su vez una crisis de carácter multifactorial que implica altibajos en el ámbito social y político en nuestro país.

Todo ello se refleja en las economías domésticas, las mismas son uno de los tres principales agentes económicos que actúan, junto con el sector público y las empresas privadas. Las familias han visto truncados múltiples aspectos de sus economías y se han visto obligadas a reducir gastos y a dejar de ahorrar, puesto que se ven en la necesidad de darle uso a ese resguardo del que gozaban con anterioridad. La sociedad ha sido la primera en ver las consecuencias de la crisis, mediante la subida de impuestos, el paro, las bajadas salariales… etc.

Hoy traemos ciertas claves para poder ahorrar y a la par no necesariamente escatimar. Es imprescindible que las economías domésticas nos demos cuenta de que somos algo similar a una pequeña empresa y es fundamental llevar un orden en nuestra economía para evitar despilfarros.

Uno de los consejos principales es la creación de un presupuesto que nos ayudará a poner sobre la mesa cada aspecto a gastar, ahorrar e ingresar y de esta manera podremos sanear nuestra economía.

Para comenzar a crear nuestro propio presupuesto debemos:

Control del presupuesto

  • Elaborar una lista con los ingresos que se recaudan cada mes o cada tres meses en el domicilio familiar, en él pueden incluirse los ingresos profesionales, las pensiones, los ingresos financieros u otros ingresos tales como subvenciones, becas o cualquier tipo de ayuda que no implique contraprestación.

  • Evaluar los gastos familiares, dentro de los cuales se incluirían todas las salidas de dinero que se efectúen, ya sean desde el pago habitual de la vivienda o la compra de un electrodoméstico, hasta el más mínimo desembolso calculable.

Una vez tenemos estas dos evaluaciones podemos realizar un sencillo cálculo con el que obtengamos el resultado para conocer la realidad de la salud de nuestra economía, puesto que si los gastos superan los ingresos hay muchas cosas que cambiar para “darle la vuelta a la tortilla”.

  • A continuación nos limitaremos a reducir los gastos que ya hemos evaluado en el paso anterior, eliminando aquello que es innecesario o simplemente reduciéndolo para que no ocupe tanto espacio en nuestra economía. No obstante también hay que tener en cuenta que hay gastos irreducibles e imprescindibles, por lo que debemos saber diferenciar entre los tipos de gastos que tenemos.

Sanear la economía del hogar

  • No olvidemos que, a la hora de elaborar la lista de gastos, cada miembro de la familia tiene unos gastos diferentes y debemos elaborarla con precisión para realizar un cálculo lo más parecido a la realidad.

  • Finalmente es esencial la realización de un planing mensual que se ajuste a nuestra economía y que podamos llevar al día para tener una economía lo más sana posible, en la que nada falte y no se despilfarre, puesto que se puede ahorrar sin escatimar.

Busca la forma de ahorrar en todo

  • Utiliza herramientas para ahorrar en los gastos del hogar como Flipit, que te permiten encontrar descuentos y cupones para muchos tipos de productos.

No olvidemos que hay multitud de opciones para sanear la economía familiar sin que sea necesario ser austeros y a la par derrochadores.

Imagen:Marcia Boiko

Archivado en Ahorro, Economía Doméstica, Presupuesto
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs